En el episodio de la llamada aventura de los batanes, que aparece en la primera parte de la novela, sucede que en una noche muy oscura don Quijote y Sancho Panza caminan por el campo, entre un prado de “árboles altos, cuyas hojas, movidas del viento, hacían un temeroso y manso ruido, de manera que la soledad, el sitio, la oscuridad, el ruido del agua, con el susurro de las hojas, todo causaba horror y espanto” al pobre escudero, aunque no por supuesto don Quijote.

Cuando ambos se percatan que aquellos ruidos estruendosos, que mucho atemorizaban a Sancho, eran producidos por unos batanes, es decir, por mazos de madera que movían una rueda empujada por una corriente de agua, don Quijote cree que Sancho se burla de él porque se había imaginado que iba a ser protagonista de una peligrosísima aventura. Se “enojó en tanta manera, que alzó el lanzón y le asestó (a Sancho) dos palos tales, que si, como los recibió en las espaldas, los recibiera en la cabeza, quedara libre de pagarle el salario, si no fuera a sus herederos”. Es decir, habría matado a su pobre escudero.

Pasado el grave peligro que corrió, Sancho le dice a don Quijote: “supo vuestra merced poner en su punto el lanzón, apuntándome a la cabeza, y dándome en las espaldas, gracias a Dios y a la diligencia que puse en ladearme. Pero vaya, que TODO SALDRÁ EN LA COLADA”.

Se llamaba “colada” a la lejía usada para limpiar los paños de lienzo. Explica Diego Clemencín que la expresión proverbial citada por Sancho se decía “por la operación de lavar la ropa blanca con lejía, con la que se quitan todas las manchas, aunque algunas no se hayan visto ni reparado antes; y a este tenor se aplica a las circunstancias que eran desconocidas y se vienen a averiguar al paso de la investigación de lo principal”.

Es decir, que el penoso incidente entre ambos, amo y escudero, surgió en forma inesperada, sin habérselo propuesto uno ni otro. En tal sentido va el comentario que en tono de disculpa hace posteriormente el propio don Quijote. Porque todo salió en la colada.

@jagarciavilla