AP
Los rusos sorprendieron al cuadro merengue, sin embargo no tenían posibilidades de acceder a octavos de la Champions League

El Real Madrid fue exhibido en su propia casa por el CSKA de Moscú al ser goleado 3-0 en el último compromiso de la fase de grupos de la Champions League. 

El cuadro merengue era líder de grupo y tenía asegurado su pase a los octavos de final, por eso Solari se guardó algunos titulares. 

Pero los merengues presentaron un cuadro competitivo con Benzema al frente y Vinicius, Ascensio e Isco como alimentadores del francés. 

Sin embargo, el conjunto ruso sorprendió a los 37 minutos de tiempo corrido con un golazo de Fedor Chalov

El delantero se encontraba en el borde del área y con una finta se quitó a la defensa para rematar de pierna zurda y dejar sin oportunidad a Courtois.

Georgi Schennikov amplió la ventaja antes del descanso con un contrarremate al que Coutois no podía llegar después de que el belga despejara hacia delante un disparo de Mario Fernandes.

Arnor Sigurdsson acabó de hundir al conjunto merengue al 73'. 

El gol hizo que los fanáticos se fueran poco a poco del Bernabéu y los rusos comenzaron a festejar.

El honor ruso pudo más que un cierre decente del actual monarca europeo que expresa dudas para la siguiente fase en la Champions League.