Alonso Ancira, presidente del consejo de administración de AHMSA | Foto: Especial
Alonso Ancira Elizondo es uno de los empresarios que más polémica ha causado con su manera de hacer negocios

En Israel lo consideran en una placa como un rey, al igual que el bíblico Salomón. Alonso Ancira Elizondo es uno de los empresarios que más polémica ha causado con su manera de hacer negocios a través de Altos Hornos de México, y ahora acusado de corrupción. 

En 1999, AHMSA decidió suspender pagos, así estuvo hasta en mayo de 2016 cuando un juez levantó esta condición. Este impasse fue el más largo del que se tenga registro en América Latina. 

En un artículo publicado en la revista Expansión en 2009, se cita a algunos acreedores de AHMSA que lo describen así: “Es un empresario hábil, un minero talentoso, muy ‘pagado de sí mismo’, poco ético, inteligente”, así lo califican a la distancia.

“Alonso todo lo sabe: es de los que quiere ir a un bautizo y ser el niño”, cita la publicación de negocios.

A Ancira le gusta el glamour. En las ruedas de prensa y eventos del sector es común verlo fumar de los exclusivos puros Arturo Fuentes Opus X.

Un personaje polémico nacido en la Ciudad de México, pero avecindado en Monclova. 

En 1991, el Gobierno federal desincorporó a Altos Hornos del sector público a través de un proceso de licitación. Grupo Acerero del Norte ganó se adjudicó esa licitación, por lo que en diciembre asumió el control de la planta, minas y subsidiarias. 

A partir de allí tomó relevancia en el sector siderúrgico, en donde incluso ha sido presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero. 

Fue hasta 1999 cuando la empresa acerera incurrió en un alto nivel de deuda, calculada por la propia subsidiaria en dos mil 300 millones de dólares, que lo obligó a suspender pagos.

En 2003, durante el gobierno de Vicente Fox se emitió una orden de arresto en su contra por evasión fiscal. Ancira terminó refugiándose con su familia en Israel, donde adquirió para operar las míticas minas del Rey Salomón. 

En junio de 2005, Ancira llegó a un acuerdo con la Secretaría de Hacienda para pagar sus adeudos, así, al culminar el gobierno de Fox, el empresario volvió a México. 

Fue hasta 2013 cuando los reflectores volvieron a apuntar a AHMSA con el Proyecto Fénix. Un ambicioso plan que involucró una inversión de dos mil 300 millones de dólares. 

Para la inauguración de este nuevo proyecto consiguió que un presidente de México volviera a Monclova, luego de 20 años: Enrique Peña Nieto.  

“El Presidente Enrique Peña Nieto dio un discurso que representó a Ancira como un emprendedor dinámico y le dio las gracias por ‘creer fuertemente en el desarrollo y el progreso que México espera’”, cita el diario The Wall Street Journal en un artículo publicado en agosto de 2013.

En el mismo artículo, Ancira considera que su carrera se caracteriza por algo: “Prefiero llamarle suerte y mucho trabajo. Necesitas tener a la gente correcta, y el ímpetu correcto para aprovechar las oportunidades”, le dijo al rotativo estadounidense.

Su primo Ernesto comentó a WSJ que la privatización de AHMSA se dio en tiempos del presidente Carlos Salinas de Gortari, una liga había entre Ancira y Salinas de Gortari. La esposa de Ancira era “como una hermana” para la entonces pareja del presidente, Cecilia Occeli.

Aunque Ancira siempre ha negado que sus relaciones personales le beneficien.

“Fui obligado a vivir en Israel por el Presidente Fox”, señaló el empresario. “Si tuviera buenas conexiones, no habría sido perseguido por este hombre”.

Pero ayer, tras acusaciones de posibles actos de corrupción en la transacción de una planta de nitrogenados, “El Rey” Alonso cayó, fue detenido en Mallorca.