Ante la obligación de establecer el Sistema Estatal Anticorrupción en México y en Coahuila como en el resto de las entidades federativas y el inminente proceso electoral al que se enfrenta nuestro Estado es necesario dejar en claro que la implementación del sistema no debe ser una herramienta de campaña para los candidatos. Es obligación de las autoridades lograr la creación de las leyes que servirán de base para la consolidación en el Estado antes de 18 de julio del presente año de acuerdo al Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 18 de julio de 2016 y además de ello incorporar la participación de la sociedad civil en los procesos.  

El papel de los candidatos en estos momentos de campaña y en lo relativo al tema, debería ser el de diseñar propuestas que abonen a la coordinación administrativa con estas nuevas condiciones, la capacitación de los servidores públicos y la difusión masiva de medidas para combatir la impunidad con la participación de la ciudadanía ya contando con un sistema sólido implementado antes del plazo establecido, el cual no se encuentra dentro de sus tiempos de gestión. 

Es decir, los candidatos que hoy contienden por un puesto público deben están consientes de que les tocará realizar su trabajo bajo nuevas condiciones legislativas y se espera de ellos el compromiso de que sus planes de trabajo integren nuevos sistemas de transparencia y rendición de cuentas, nuevas formas de realizar las  designaciones de los nombramientos de puestos clave en sus equipos de trabajo y que estos procedimientos se realicen con base en el mérito personal y la capacidad profesional de los aspirantes, y se conduzcan de acuerdo con los principios de gobierno y parlamento abierto.

Como ciudadana yo espero que la reforma constitucional próxima a realizarse permita que se incluya la eliminación del fuero a los servidores públicos, así como la ampliación de la prescripción de los delitos de corrupción. Es necesario agravar las penas por los delitos de corrupción, establecer la sanción de inhabilitación permanente para todo tipo de cargos públicos, en los casos que así lo ameriten por su gravedad. También  se requiere crear un sistema de protección de denunciantes con mecanismos de incentivos y recompensas por denuncias de actos de corrupción.

Estamos viviendo una reforma histórica en el País que servirá de base para el cambio de todas las estructuras y sistemas existentes. La implementación de este sistema será tan importante como lo fue en sus momento el Sistema Electoral en México que también requería la incorporación de la sociedad civil en su columna vertebral; ojalá las autoridades también estén dispuestas a destinar los recursos financieros necesarios para darle solidez estructural. 

Si es posible transformar nuestras instituciones y sistema, se requiere voluntad política y mas que eso responsabilidad y compromiso por parte de los ciudadanos para exigir y construir el México que queremos.

Si usted desea colaborar con este proyecto envíenos sus datos de contacto a: opinionciudadana@ccic.org.mx.


Alejandra Wade @alewade
Directora del Consejo Cívico de las Instituciones de Coahuila AC @CCICOAH