A las 7 de la mañana de hoy estaba apareciendo puntualmente, como siempre lo hace, pero apenas se asomó entre los nubarrones del naciente día, debe haberse arrepentido porque así como llegó, se fue.

Les platico: Lo que seguramente vio no le gustó, pues el amanecer glorioso al que tan acostumbrados nos tiene, de pronto se volvió un conato de luces grises que conforme avanzaba la mañana se fueron ennegreciendo.

El México al que hoy nacía se enferma rápidamente. Al principio la fiebre del poder se apoderó de quienes aquí mandan, y los síntomas de algo cada vez más grave aparecen sin que haya un solo médico capaz de curarlos.

Al menos ninguno de los que oscilan alrededor del poder supremo, porque fuera de las paredes palaciegas seguramente existen cientos o miles capaces de hacer un mejor trabajo que ellos.

¿Qué fue lo que vio para esconderse y no dar la cara? Un mar de indecisiones y titubeos acá abajo. A saber:

1.- Por un lado, las de los del poder, que mañosamente consultan todo aquello que les conviene que sea decidido no por ellos sino a mano alzada, para justificar y disfrazar sus afanes de control y expansionismo en la “voluntad del pueblo soberano”.  

2.- Las de los que hace 16 meses votaron por un cambio que no aparece por ningún lado y que cada vez se parece más a los vicios del pasado, ese al que los del poder gubernamental culpan de todas sus yerros e incapacidades presentes, y que le niegan al país el halagüeño futuro que tanto prometieron.

3.- Las de los ciudadanos comunes, los que prefieren seguir encerrados en la comodidad de sus calabozos Total Home de pandemia, alucinando a todas horas frente al celular y la computadora, enfrascados en reyertas ideológicas que del debate, el chat, las videoconferencias en zoom, el meme y la crítica estéril no pasan pues no conducen a nada.

4.- Las de los santones de la IP que se resisten a convertir la Iniciativa “P” de “Privada”, en una cada vez más necesaria “P” de “Pública”, y no solo eso, sino también en “Política”, porque tras la muerte de don Eugenio se quedaron acostumbrados a no participar en esas lides, dejándoselas a los políticos a quienes hoy tanto critican por sus rapacerías.

5.- Las de los de adentro del gobierno, que tienen miedo de llevarle la contra al amo del palacio, porque prefieren someterse convenencieramente a ese poder, para cuidar sus muy particulares trincheras.

6.- Las de los partidos políticos que hoy son un despojo del estercolero que ya eran y que están cada vez más distantes años luz de ser el contrapeso de un gobierno avasallante, que cual hoyo negro se los traga crudos y por seguir mamando de la teta presupuestal, se olvidaron de sus correligionarios.

7.- Las de los legisladores que no toman en cuenta ni obedecen a sus representados, porque lo único que les interesa es quedar bien con los dictados de sus partidos para medrar a costa del erario y prosperar política y económicamente.

8.- Las de los líderes sindicales de todos los colores y tendencias, que están más pendientes de lo que les ordenan en la Secretaría del Trabajo y la Consejería Jurídica de la 4T, que de lograr mejores condiciones de vida y de trabajo para los millones de trabajadores a los que pobremente representan.

9.- Las de los dirigentes de organismos cívicos, empresariales, ciudadanos y populares que se oponen al gobierno de MALO, que andan bien perdidos en el pernicioso juego del ego y no son capaces de agruparse para crear un solo frente común que le arrebate a la 4T sus banderas.

CAJÓN DE SASTRE

“Sumando a todos los de éstos 9 grupos, somos muchísimos más que los 30 y tantos millones que votaron por la 4T. Vernos sumidos en la inacción, fue lo que seguramente provocó que el Sol de hoy no quisiera aparecerse…”, dice la irreverente de mi Gaby.

placido.garza@gmail.com

Plácido Garza (Irreverente)

Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “SIP, Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Es miembro de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe diariamente su columna “IRREVERENTE” para prensa y TV en más de 40 medios nacionales y extranjeros. Maestro en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras, de distinguidos comunicadores. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.