Ilustración: Vanguardia/Esmirna Barrera

De acuerdo con el Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS) de la Secretaría de Salud, entre el año 1990 y 2015 la tasa de suicidios se duplicó en el País al pasar de 2.4 por cada 100 mil habitantes a 5.4; el aumento más notorio es entre hombres menores de 44 años.

En ese lapso se quitaron la vida en México 104 mil personas, siendo el 83% de éstas hombres, y de éstos, 72% tenían menos de 44 años de edad. Es decir, unos 62 mil hombres jóvenes se quitaron la vida en un cuarto de siglo.

Esto significa que en los años 90 se suicidaban cada año un promedio de 2 mil 731 personas.

En este marco, de acuerdo con la revista “nexos”, en el sexenio de Vicente Fox se suicidaron 3,985 personas; en el sexenio de Felipe Calderón, 5,091; y en los primeros tres años de Enrique Peña Nieto, 6,224.

Pese a esto, México no está entre los países con alta tasa en suicidios, como Sri Lanka que tiene una de 35 por cada 100 mil habitantes, pero la incidencia cada vez mayor de jóvenes que deciden quitarse la vida y el aumento significativo a partir del año 2006, prende alertas que obligan a abocarse a la prevención del fenómeno y al reforzamiento de políticas públicas para contrarrestarlo.

Coahuila, sobre todo Saltillo, registran una cifra de suicidios que llama la atención. A nivel nacional la entidad se ubicaba hasta el año 2015 a media tabla, con una incidencia de 5.6 por ciento por cada 100 mil habitantes. El estado que presentó la tasa más alta es Chihuahua, con 8.4 por ciento, mientras la entidad con la más baja fue Guerrero con 2.2 por ciento.

Sin embargo ubicarse en medio de las entidades no es positivo, si se toma en cuenta que los suicidios van en aumento en los últimos años, y que la mayor parte de víctimas son personas jóvenes.

En el año 2016 se quitaron la vida en la capital del Estado 55 personas y esta cifra fue igualada desde la última semana de agosto de este año. A la fecha 72 personas se han suicidado en Saltillo.

A nivel estatal el año pasado el total de suicidios fue de 191, mientras que en el 2015 fueron 177. Este año 2017 para el 15 de noviembre pasado ya se habían registrado 189.

Se sabe que el cuadro de depresión es una de las múltiples causales que rodean el suicidio. En este sentido es de tomarse en cuenta que el padecimiento registra este año en Coahuila un alza del 156.7 por ciento respecto al 2016.

Entre el año 1990 y 2015 la tasa de suicidios se duplicó en el País al pasar de 2.4 por cada 100 mil habitantes a 5.4; el aumento más notorio es entre hombres menores de 44 años

De acuerdo con el boletín del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) de la Secretaría de Salud, hasta la semana 43 de 2017 se contabilizaron mil 502 trastornos de depresión en la entidad, mientras que a la misma altura del año anterior únicamente iban 585.

En su forma más grave, la depresión lleva a la pérdida del interés por vivir, y en la entidad son las mujeres quienes acaparan más casos en el año: mil 186, es decir, el 79 por ciento del total. Los hombres por su parte sumaron 316 (21 por ciento).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión y el estrés son la principal causa de suicidios, donde Saltillo destaca a nivel estatal con 70 de los 189 ocurridos en 2017, el peor registro para la capital en los últimos tres años.

Este cúmulo de información proporcionada tiene que ver con noticias y artículos publicados en VANGUARDIA, con el interés periodístico de revelar aspectos trascendentales de la sociedad, en la cual las instancias gubernamentales y las asociaciones independientes, junto con la sociedad civil tienen asignaturas pendientes.

No cabe duda que las administraciones gubernamentales y municipales han hecho trabajo preventivo y de atención a las personas en el tema de la salud mental, pero las cifras que saltan a la vista nos revelan que los efectos no han sido los deseados.

¿Algo se ha está haciendo mal? ¿Faltan recursos? ¿Falta infraestructura? ¿Falta interés?

En estos días de relevo sexenal en el Ejecutivo Estatal y ante los cambios que se avecinan para el próximo mes en las alcaldías y en el Legislativo, es oportuno analizar a fondo el tema del suicidio, como de muchos otros que tienen que ver con la salud de los coahuilenses y desde luego una larga lista de más asuntos.

Pero el suicidio en particular, que es el tema que hoy nos ocupa, es fundamental. Tenemos que evitar que más gente en general, sobre todo jóvenes, atenten contra su vida. Para esto hay que hacer investigación, realizar una atinada prevención y sobre todo hacer inversión que reditúe en mejor calidad de vida.