Foto: Tomada de Internet
El Estadio Azteca podría ser vetado debido a que se siguen escuchando los gritos homofóbicos

El grito que la afición mexicana realiza en el Estadio Azteca cuando el portero del equipo rival despeja la pelota, ha tenido ya varias repercusiones para el Tri. Primero fueron multas, pero ahora la FIFA como ya lo había anunciado, estudia un posible veto del inmueble, lo que provocaría que la selección tuviera que cambiar de sede para los próximos compromisos de eliminatoria.

Sin embargo este veto tal vez no la caería nada mal a México, ya que ha quedado demostrado en los últimos años que el Estadio Azteca ya no tiene peso y se han conseguido muy malos resultados en los recientes encuentros eliminatorios.

Tras la duda si el 'Coloso de Santa Úrsula' será vetado o no, los directivos de la Federación Mexicana de Futbol ya analizan las posibles sedes donde podría jugar el Tri. Según información de Multimedios, existen tres opciones para la FMF, de las cuales cualquiera podría albergar un partido eliminatorio sin ningún problema.

El Estadio Omnilife, donde juegan las Chivas, sería una de las opciones para que recibiera a la selección mexicana. El inmueble es de los más modernos en nuestro país y se asume que contaría con una buena asistencia.

Foto: Tomada de Internet

Por otra parte, el Estadio BBVA Bancomer de Monterrey es otra de las opciones para un enfrentamiento eliminatorio. La nueva casa de los Rayados es el Estadio más moderno en México y cuenta con una impresionante arquitectura, además de que la afición regia es la afición más entregada del país, por lo que el lleno sería practicamente seguro.

Foto: Tomada de Internet

La otra alternativa es el Estadio de Jaguares, el Víctor Manuel Reyna, que ya ha albergado algunos encuentros del Tri, sin embargo esta opción estaría por detrás de las dos anteriores.

Foto: Tomada de Internet

Sin embargo la decisión de cambiar de sede, dependerá si la FIFA veta o no el Estadio Azteca. En caso de que el inmueble no sea castigado, la posibilidad de que México cambie de sede para los encuentros eliminatorios se reduce mucho, ya que los federativos no desean sacar a la selección de la que ha sido su casa desde el mundial de 1970.