"El costo del voto se encarece en los procesos intermedios y se reduce en los presidenciales" / Archivo
En 64.9% de los 131 proyectos específicos de ese año, el organismo "sobreestimó los recursos que necesitó para dicho fin"

En las elecciones federales de 2021 el costo del voto podría incrementarse  66.7%, para aumentar de 309 pesos —que costó en 2018—  a 516.4 pesos —el próximo año—; esto,  cuando se renovará la Cámara de Diputados, estimó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

De mantenerse la actual  legislación electoral actual y el ritmo de gasto del Instituto Nacional Electoral (INE) para los próximos comicios presidenciales de 2024, el aumento será menor, de 43%, con relación a 2018, con un costo de 441 pesos por sufragio, de acuerdo con la ASF.

Agregó  que aplicó una revisión a  la organización del proceso electoral, a cargo del INE,  "el costo del voto se encarece en los procesos intermedios y se reduce en los presidenciales".

Esto, explicó la ASF, "debido a que el gasto mantiene una tendencia lineal, pero el voto ciudadano es cíclico", por lo que recomendó al instituto mejorar la programación de su presupuesto.

De acuerdo con  la auditoría, entre las deficiencias, al presupuestar el gasto del INE se halló que en   64.9% de los  131 proyectos específicos de ese año, el organismo "sobreestimó los recursos que necesitó para dicho fin".

Eso ha ocasionado que de los procesos electorales de 2009 a 2018, "el costo del voto se haya incrementado 8.8% en promedio trianual, al pasar de 240.6 pesos a 309.8". 

Del total de proyectos específicos de 2018, 82.5% "no contó con indicadores adecuados para darle seguimiento a los recursos ejercidos y 24.0% no cumplió o cumplió parcialmente sus metas previstas", se concluyó.

Respecto a la promoción del derecho al voto para las elecciones pasadas  de 2018, la ASF informó que hubo  estrategias para incentivar la participación en el territorio nacional y en el extranjero, pero "no existieron criterios para el diseño de dichas herramientas".

Eso, señala, "originó deficiencias en su evaluabilidad y para dimensionar su contribución en el fortalecimiento de la participación ciudadana".

Además, se difundió información para el ejercicio de los derechos político-electorales entre 4 millones 11 mil personas y se brindó formación en derechos político-electorales a 293 mil 343 más; no obstante, "no cuantificó la población objetivo a la que se dirigirían dichas acciones informativas, por lo que no fue posible conocer la cobertura" ni valorar el impacto, de acuerdo con la ASF.

Respecto al material electoral, la auditoría indicó que el INE entregó 290 millones 665 mil 338 documentos electorales y 2 millones 162 mil 723 materiales para comicios, pero la auditoría 93-GB Gestión Financiera de la Cuenta Pública 2018 identificó inconsistencias en la comprobación de las condiciones de pago, así como en la entrega y la recepción de los bienes pactados, lo cual evidenció deficiencias en los procesos de contratación de los bienes adquiridos.