Las primeras elecciones después del acuerdo nuclear del 2015

Teheran.- Los iraníes hoy votan en lo que se ha transformado directamente en una segunda votación entre los dos candidatos más potentes, entre los 4 que quedaban en competencia para convertirse en presidente de la República Islámica.

El presidente actual Hasán Rouhaní es el candidato moderado reformador, de 68 años, el religioso que ha sabido cerrar un acuerdo nuclear iraní con el grupo de los 5 + 1 dirigido por los Estados Unidos.

Su rival es Ebrahim Raisi, de 56 años, es un religioso conservador con el apoyo de la guía suprema de la República islámica de Alí Khamenei y con el de todas las instituciones más conservadores del país, pero también de los estratos más humildes y pobres de la población,

Raisi ha sido una sorpresa en esta campaña electoral; un hombre discreto y poco comunicativo, que había sido preseleccionado por el ayatolah Khamenei. 

El 7 de Marzo de 2016, la dirección lo había nominado a jefe de la fundación: “Astan Quds Razavi”, la rica institución que administra el santuario chiíta del Imam Reza en Mashaad y todas las instituciones comerciales, un pequeño imperio de 13 millones de dólares que da trabajo a 19 mil personas.

Prácticamente desconocido hasta hace 3 meses, Raisi ha construido una coalición populista, aislacionista, conservador y militarista quien tiene óptimas posibilidades de poner en peligro el periodo del presidente Rouhaní.

Entrado en campaña electoral a punta de pie, el hombre ha alzado la voz contra el presidente, atacándolo sobre aquello que es el único punto débil de los 4 años del gobierno de los reformistas: la situación económica.

Salido de 8 años de aislamiento político y económico gobernado por el populista Ahmadinejad, Irán no tiene aún un impulso económico, no obstante Rouhaní ha firmado el acuerdo nuclear que ha interrumpido las sanciones.

Raisi ha atacado a Rouhaní con un golpe bajo: “Tu gobierno ha sido un fracaso en economía, yo daré 4 millones de puestos de trabajo”. Evocando un tono demagógico, y populista que parece se ha puesto de moda en todo el mundo.

Irán tiene 80 millones de personas, de los cuáles 56 millones tienen derecho al voto; se vota en una jornada, los escaños deberán cerrarse a las 8 pm.

Con información de Repubblica