Fallas. La pipa ya presentaba fallas mecánicas, que derivaron en un cortocircuito y el posterior incendio. Fotos: Jetza Múzquiz
Desafiando el peligro, policías municipales ingresaron a una casa —mientras una pipa de gas ardía— para salvar a un pequeño de 8 años

Ante el temor de una explosión, elementos de la Policía Municipal se jugaron el físico para poder poner a salvo a un menor de edad, el cual estaba en un domicilio cercano a donde una pipa de gas ardía tras una falla mecánica.

Todo comenzó al filo de las 10:45 horas, cuando Juan Carlos Ramírez llegó a la privada De los Venados, en la colonia Lomas de Lourdes, para surtir gas en un domicilio, llevando un vehículo perteneciente a la empresa Gas Saga.

Juan Carlos comentó a las autoridades que la camioneta venía ya fallando, pues el clutch no respondía, lo que derivó en un corto circuito que inició el fuego en el motor, extendiéndose rápidamente a toda la cabina.

Las llamas alcanzaron un árbol, algunas pertenencias que había en un patio cercano y un poste de madera de una compañía telefónica, lo que generó alarma entre los vecinos, pues las llamaradas se alzaron entre 5 y 10 metros.

Equipo. Sergio Becerra, Luis Torres , José G. Morales , Israel Alvarado y Filiberto Hernández

ATIENDEN LLAMADO POLICÍAS

Los primeros en llegar al lugar, luego de la llamada a los números de emergencia 911, fueron los oficiales Sergio Becerra, Luis Torres, José Guadalupe Morales, Israel Alvarado y Filiberto Hernández Ramírez, quienes al ver la magnitud del siniestro comenzaron con la evacuación de los vecinos.

Sin embargo, en la casa marcada con el número 1268, el pequeño Jeshua, de 8 años de edad, estaba desesperado, pues no podía abandonar el inmueble debido a que sus papás habían salido minutos antes del incendio, dejándolo encerrado.

Poco les importó a los uniformados el sonido de las explosiones que emanaban del coche en llamas, pues decidieron trepar la reja de la vivienda, logrando poner a Jeshua a salvo y lejos de las llamas que amenazaban con extenderse a las viviendas.

Elementos del Cuerpo de Bomberos llegaron en cuestión de minutos para combatir el fuego, tardando cerca de 25 minutos en controlar la situación y declarar erradicado cualquier peligro para los colonos.

“Se siente una gran satisfacción de haber podido poner a salvo al niño, era todo lo que nos importaba cuando lo vimos, había un miedo de que fuera a explotar la pipa, pero todo salió bien” comentaron los oficiales luego del incendio.

Auxilian. Policías y bomberos atendieron el reporte, en ese orden, y conjuraron el peligro.
Reunidos. Madre e hijo, a salvo y con una nueva esperanza.

SOLO SON UN GRUPO DE HÉROES

Sergio Becerra

Luis Torres

José G. Morales

Israel Alvarado

Filiberto Hernández