La portera ocupó el puesto de pateadora en un juego de la NCAA.
La jugadora de la Universidad de Vanderbilt es también portera del equipo de futbol

Sarah Fuller puso su nombre en la historia del deporte estadounidense. Se convirtió en la primera mujer en jugar futbol americano dentro del Power 5 de la NCAA, una de las cinco mejores conferencias del país. 

Anteriormente existió participación de mujeres en equipos colegiales, pero nunca antes en una liga tan competitiva. 

La Universidad de Vanderbilt pertenece a la Southeastern Conference (SEC), donde participan equipos de la talla de los Gators de Florida, Alabama y Texas A&M.

Sarah Fuller ingresó al emparrillado para apoyar a su universidad, luego de que se quedara sin pateadores dentro del roster por los contagios de coronavirus. 

Fuller aceptó el reto ya que es parte del equipo de futbol soccer femenil, donde funge como portera del equipo y para el duelo ante Missouri se encargó de dar la patada inicial. 

La jugadora es una deportista brillante, siendo la portera titular de su universidad que ganó el campeonato de la Conferencia del Sureste, donde estuvo 300 minutos sin permitir anotación.