Foto Restaurante: Archivo/ Fotos Jóvenes: Orlando Sifuentes
Jóvenes emprenderores con trayectoria en el manejo del servicio de alimentos preparados estarían por tomar las riendas del restaurante saltillense La Canasta

La fusión entre la experiencia y la juventud, será lo que llevará al Restaurante La Canasta a su nueva etapa, la combinación entre la historia que empezó a escribir  hace 53 años Graciela Garza Arocha y la que ahora les tocará trazar a Javier Alanís Verástegui, Diego Magallanes de la Peña y Arturo Talamás Gloria.

Reunidos en la sala de juntas de Bon Appetit, los tres socios empiezan a dar ciertos esbozos de lo que será esa nueva etapa que se presentará al público a finales de este año o inicios de 2019, pero mantendrá la esencia y concepto que ha caracterizado a este icono gastronómico de Saltillo.

Primera intención

En entrevista que la propietaria de La Canasta, Graciela Garza Arocha, concedía a VANGUARDIA en febrero de este año, daba a conocer que pese a propuestas de compra, el restaurante se mantendría como negocio familiar, pero se preparaba todo un proyecto de modernización y conservando el concepto buscaría atraer a población joven.

Decía que con la ayuda de un profesional renovarían el restaurante, lo que implicaría remodelación de baños, un área de fumadores y actualización del menú, respetando el concepto y dejando los platillos estrella.

En esa entrevista, doña “Gache”, como también le conocen, dejaba claro: “Yo no vendo. Ha sido una labor de toda mi vida. Es como despegarte de una medalla de tu madre o un recuerdo, así de palpable. No ha sido herencia. Ha sido trabajo, y no es lo mismo cuando se heredan las cosas que cuando se trabaja por ellas”, decía.

Javier Alanís, Diego Magallanes, Arturo Talamás, los tres socios empiezan a dar ciertos esbozos de lo que será esa nueva etapa que se presentará al público a finales de este año o inicios de 2019, pero mantendrá la esencia y concepto que ha caracterizado.

¿Qué recuerdo tienen de La Canasta y cuál es su platillo favorito? 

1
Javier Alanís
“Recuerdo convivir y disfrutar una buena comida en familia, mi abuelo Paco Raúl Alanís era un fiel cliente de La Canasta, junto con sus amigos y la familia fuimos muchas veces desde pequeños y siempre fue muy divertido, con tanto arte y las diferentes decoraciones, el platillo que más nos gustaba el arroz huérfano, las cáscaras de papa y el filete tapado”.
2
Diego Magallanes
“Es un lugar muy bonito. Te lleva tiempo ir analizando todo lo que la señora Graciela ha puesto en el lugar. Se ve el trabajo previo que implica y la cocina en sí muy rica. Mi platillo el arroz huérfano”.
3
Arturo Talamás
“De muy chico llegué a ir con mis abuelos y familia. Mis respetos a la señora Graciela. Se ve el trabajo y la dedicación que ella le ha tenido por más de 50 años. Mi platillo favorito, las enchiladas ‘ATM’ y el “arroz huérfano” que es un icono de este lugar”.

Nuevo Interés

Mucho más reciente es la historia en el sector de alimentos de Javier Alanís, Diego Magallanes y Arturo Talamás. Empezó a escribirse desde hace siete años y se afianzó con la creación de la sociedad Bon Appetit MAT S.A. de C.V. 

Los tres son propietarios y se encargan de las diferentes áreas del negocio que empezó dando servicio a comedores industriales y servicios de “coffe brake”, bautizos y meriendas.

Hoy tienen a su cargo cuatro comedores industriales y el restaurante Bon Appetit, ubicado en el corazón del Parque Industrial Saltillo-Ramos Arizpe. Pero se enfrentan ahora a uno de sus mayores retos, hacerse cargo del Restaurante La Canasta.

El 12 de julio, después de largas y largas negociaciones, llegaron a un acuerdo con la señora Graciela Garza para arrendar el restaurante.

¿Pero cómo se dio el interés de estos jóvenes empresarios por ese restaurante y el que Garza Arocha aceptara su propuesta? Javier Alanís comentó que este proyecto empezó a gestionarse desde noviembre del 2017, el primer acercamiento fue de su papá, Jorge Alanís Canales, quien les presentó el proyecto a los tres y decidieron apoyarlo porque al igual que a sus familias les gusta este restaurante que es un icono de Saltillo.

“Creo que mi papá llegó en el momento indicado, donde la Señora ya estaba decidida a retirarse y bueno, mi papá y ella se conocen de toda la vida, loc cual es un factor importante para que ella confiara en poner el trabajo de toda su vida en nuestras manos, creo que vio confianza primeramente en mi papá y también en Bon Appetit”, dice Javier.

Esto último porque incluso antes de iniciar las negociaciones, Graciela Garza les ha echado la mano un par de veces, sin pedir nada a cambio, los ha ayudado con charolas, manteles y equipo de trabajo. Fue ahí donde empezaron a conocerla un poco más fondo.

“Creo que ella vio en nosotros juventud, esfuerzo en el trabajo, dedicación y pasión al servicio de la hospitalidad, creo que se vio reflejada porque empezó igual que nosotros desde muy chica y desde mero abajo, también vio desde un principio que nosotros admirábamos mucho a La Canasta, su menú y que nos gustaba su concepto de ambientación y mantendríamos su esencia aunque con algunos cambios”, indicó.

Proyecto

Reconociendo el cariño que la señora Graciela Garza tiene por La Canasta, se mantendrá la trayectoria que tiene y ha llevado el restaurante, pues incluso de otras partes del país visitan Saltillo para comer en este establecimiento conocido por su tradicional “arroz huérfano”, cáscaras de papa y filete tapado, entre otros platillos.

Por ello uno de los primeros pasos será recibir una capacitación por parte de la señora Garza, para así mantener los estándares, la calidad y ambiente que ha caracterizado a La Canasta.

“Nos enseñará las recetas, cómo maneja el negocio y todos los secretos del establecimiento, que tiene muchos, y en cuanto a secretos me refiero desde los de la cocina hasta los del propio inmueble”, dijo y añadió Alanís “Vamos a ir por etapas, realmente queremos conocer el negocio, que mantenga su esencial y tras pequeñas modificaciones, reinaugurarlo como La Canasta nueva administración”.

A partir del 22 de septiembre entra la nueva administración y desde noviembre empezarán a verse algunos de esos cambios. Entre estos últimos, un área para fumadores y la actualización en cuestión de televisores y música, entre otros, aunque la reinauguración por nueva administración será entre diciembre y febrero.

Por su parte, Diego Magallanes señaló que este es un proyecto que enfrentan con mucho trabajo y sienten como una gran responsabilidad, porque forma parte de la historia de Saltillo; por ello, es un gran reto.

A su vez, Arturo Talamás indicó que este proceso lo realizarán paso a paso porque “antes de caminar hay que gatear” y antes de correr hay que caminar; asimismo, Javier Alanís comentó que el edificio quedará igual, solamente se actualizará para ponerlo a la vanguardia.

Y de la inversión que les llevará este proyecto, respondió: “como dice mi papá, que del mismo cuero salgan las correas. Desde que empezamos con Bon Appetit nos hemos dedicado a eso y tenemos pensado crecer de la misma manera.

“La señora Graciela Garza nos puso la ‘vara muy muy alta’, pero ya hemos estado trabajando fuerte para cumplir con las expectativas de los saltillenses”, concluyó.

EL DATO

Fusionar la experiencia de doña Graciela Garza Arocha al joven expertiz de tres saltillenses interesados en consolidar carrera dirigiendo al legendario restaurante La Canasta podría revitalizar al establecimiento que ya es un icono de Saltillo