José Manuel López Campos. Foto: Especial
“No creo que se pueda señalar como culpables a los empresarios por esta situación de la que ni somos causantes, ni la deseamos”, dijo José Manuel López Campos

Al final del año, si las condiciones económicas adversas continúan, podrían perderse un millón y medio de empleos formales y si se suman los informales “la cifra podría duplicarse”, señaló el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), José Manuel López Campos, tras afirmar que “los empresarios no somos culpables” de la situación.

En videoconferencia, el dirigente se refirió así a la caída del empleo con datos oficiales del IMSS, que al cierre del mes de abril registró una pérdida de 555 mil 247 puestos de trabajo, de los cuales 67 por ciento fue de empleos formales.

“No creo que se pueda señalar como culpables a los empresarios por esta situación de la que ni somos causantes, ni la deseamos”, dijo.

La pandemia, apunto López Campos, “no es algo que hayan causado los empresarios, es una afectación en todo el planeta, y es una situación en la que para evitar que las cosas fueran más graves y se afectaran los sectores más vulnerables se cerraron las industrias, los comercios, prácticamente todos los sectores, solo quedaron abiertas los sectores esenciales”.

Refirió que incluso desde el inicio de la emergencia sanitaria, por semanas e incluso en más de un mes, los empresarios mantuvieron su planta laboral completa, pero ahora muchos negocios “ya no pueden sostener los gastos, incluso muchos de ellos ya no podrán abrir”.

López Campos reiteró que “las empresas que cierren no solo no van a poder pagarle a sus empleados, sino que van a perder el patrimonio de quienes invirtieron es esas empresas con la mejor intención de ser productivos y generar empleo”.

A la pregunta de si les sorprendía el dato oficial de la pérdida de empleos, el líder empresarial contestó categórico que no. “No nos sorprende la cifra, señalamos desde el principio que se tenían que tomar medidas para evitar que esto pasara y se tenía que haber apoyado al empleo formal”.

Recordó que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Concanaco y otras Cámaras han planteado ya un plan de reactivación económica al gobierno, a las empresas, a los legisladores y a la sociedad en general, “porque solo trabajando juntos se podrá salir de esta crisis que es mucho peor que otras por las que México ha transitado”.

López Campos indicó que se necesita el apoyo del gobierno, por ello se quieren reunir con el titular del Ejecutivo, aunque aún no han recibido respuesta.

En opinión de López Campos, aún se puede lograr acuerdos “no solo para apoyar a los empresarios, sino para apoyar a la nación. El apoyo es para la planta productiva nacional, que genera los empleos y recursos de los que salen impuestos que sirven para apoyar los planes sociales que requiere el país”.

Por el momento, lo que urge es una reactivación económica más rápida a través de apoyos, se requiere que la banca de desarrollo ofrezca créditos accesibles a las micro pequeñas y medianas empresas.

“La urgencia inmediata es de liquidez, pero pasada la contingencia lo que se va a necesitar son planes, programas con obra publica e inversión privada que generen empleos no solo durante la construcción, sino permanentes, como son los que genera la construcción que esta paralizada”, añadió el directivo.