¿Qué implican 4 mil 179 millones de pesos para el sector salud? Para darnos una idea, con este dinero se podría pagar el tratamiento de 41mil pacientes de cáncer de mama durante 6 meses. Desgraciadamente, este es el monto de recursos que se desviaron de instituciones de salud pública, utilizando empresas fantasma de 2014 a 2019. Para hacer una comparación devastadora: de 2014 a 2018 murieron 33 mil 031 mujeres por tumores malignos de cáncer de mama en todo el país. Es inconcebible el dolor y el coraje que da pensar en las muertes que pudieron ser prevenidas con este dinero robado.

Otro ejemplo de la magnitud de los desvíos en el sector salud: con 1,805 millones de pesos se puede pagar el tratamiento mensual de 240 mil 666 pacientes de diabetes mellitus. Sin embargo, este es el monto de recursos que el Instituto de Salud del Estado de México desvió utilizando empresas fantasma del 2014 al 2019. Para ponerle rostro a este horror: del 2014 al 2018 murieron 72 mil 618 personas con diabetes mellitus en el Estado de México.

No concibo la ruindad de las personas que deciden robar dinero público, pero hacerlo del sector salud me parece monstruoso. Hace dos años y medio, Impunidad Cero y Justicia Justa decidimos empezar una investigación para averiguar el grado de desvío de recursos del sector salud utilizando empresas fantasma. Con esto en mente, se realizaron solicitudes de información al SAT y a diversas instituciones de salud a nivel federal y estatal, preguntándoles si tenían facturas con alguna de las empresas fantasma declaradas como definitivas por el SAT.

Después de años de peleas constantes por parte de los investigadores para obtener la información, se consiguieron 23 mil facturas falsas, pagadas por 80 instituciones del sector salud a 837 empresas fantasma.

En total estas facturas fueron por un monto de 4 mil 178 millones de pesos, dinero que fue desviado del erario público. El periodo de las facturas va del 2014 al 2019 lo que nos habla de una red de corrupción que trasciende el cambio de gobierno.

Lo que se obtiene con estas facturas falsas es una red de redes de corrupción que utilizan empresas fantasma para desviar recursos de la institución dedicada a proteger la salud de todos los mexicanos. Sin embargo, estamos convencidos que la información obtenida es tan solo una pequeña muestra y que existe un sistema de encubrimiento en torno a estas redes de corrupción. De lo que se pudo obtener se desprenden una serie de conclusiones alarmantes: gran parte de los contratos que se firmaron con estas empresas fueron obtenidos a través de adjudicaciones directas, lo cual implica, muy probablemente, una articulación entre funcionarios públicos y empresas fantasma. Por otro lado, las facturas no eran por materiales médicos o medicinas, sino que eran por asesorías, consultorías, remodelaciones, y otros servicios mucho más difíciles de comprobar. Por otro lado nos dimos cuenta que una empresa puede firmar un contrato con una institución de salud, luego ser declarada como fantasma por el Servicio de Administración Tributaria y seguir cobrando facturas que provienen del contrato firmado anteriormente.

Después de observar el desvío de recursos públicos de instituciones de salud a través de empresas fantasma, podemos concluir que las facturas falsas son una epidemia en el sector salud. Este gobierno ha emprendido una batalla contra el uso de factureras para la evasión de impuestos, esperemos que también empiece un combate para evitar que estas empresas se utilicen para robar el dinero del erario público.

@itelloarista