El QB de los Bengals sufrió una lesión de rodilla frente a Washington y todo indica que irá al quirófano.AP
Ve un futuro complicado en su carrera, pues la similitud de su lesión con la de RGIII llena de dudas y preocupaciones a el QB novato y su equipo

CINCINNATI.- El mariscal de campo novato de los Bengals, Joe Burrow, se lesionó múltiples ligamentos en su rodilla izquierda.

La resonancia magnética tomada este lunes reveló que Burrow se rompió el ligamento cruzado anterior, el ligamento medial colateral y sufrió otros problemas estructurales en su rodilla izquierda.

Burrow fue sacado del campo en el carrito de asistencias en el tercer cuarto de la derrota del domingo, 20-9, en Washington. En un mensaje en su cuenta de Twitter enviado el domingo por la tarde, Burrow escribió, “Nos vemos el próximo año”, sugiriendo que su temporada había terminado para el 2020.

Burrow estuvo en las instalaciones del equipo este lunes de acuerdo a sus compañeros y pareció estar de buen ánimo luego de la lesión que puso fin prematuro a su campaña.

Lesión similar a RGIII

En enero del 2013 Griffin se lastimó la rodilla al menos dos veces ante Seattle en playoffs, una lesión que provocó un debate sobre la decisión de entrenador Mike Shanahan de dejarlo en el partido, pues puso en peligro la carrera del prometedor quarterback al no dejarlo en la banca.

En una imagen terrible, la rodilla del QB colapsó y lo que vendría después puso en la cuerda floja su carrera. Hoy sabemos que fue factor para que la luz de una estrella prometedora poco a poco se fuera apagando.

RGII fue sometido a una operación en la rodilla derecha, pero esa intervensión reveló que el quarterback tenía daño en el ligamento anterior cruzado.

Griffin fue operado para reparar una rotura del ligamento lateral colateral de la rodilla. En la cirugía también se examinó el ligamento anterior cruzado, que el quarterback se rompió en 2009 cuando jugaba con la Universidad de Baylor.

Después de meses de recuperación, RGIII jamás volvió a ser el mismo y así comenzó una larga cadena de lesiones que marginaron al ganador del Trofeo Heisman en 2011 de una actividad continua y la posibilidad de convertirse en un jugador de élite en la NFL, pues también vinieron las rotaciones por diversas franquicias y en ninguna volvió a brillar como se esperaba.

Hoy Joe Burrow, quien tendría además daño estructural luego de lesionarse en el partido contra Washington, ve un futuro complicado en su carrera, pues la similitud de su lesión con la de RGIII llena de dudas y preocupaciones a el QB novato y su equipo, los Bengals.