Foto: Archivo
La explosión de Tlahuelilpan por actividad huachicolera dejó un saldo de 135 muertos, de los cuales 68 murieron en el lugar de los hechos

El pasado fin de semana la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del Estado de Hidalgo, comenzó a entregar los restos levantados por la explosión en Tlahuelilpan a inicios de año, sin embargo, no les entregaron las copias de las pruebas de ADN.

“Nos entregaron cenizas, prácticamente. Al parecer mi hermano sí fue a los que les tocó más el incendio. Nos mostraron una bolsita donde vienen puros restos de cenizas. Ya no se puede ver más allá. No podemos ver si era él. No quedo prácticamente nada”, comentó Javier Cervantes Santiago al diario Milenio.

El sábado pasado fue cuando la PGJ comenzó a entregar los 53 restos levantados, por lo que tienen previsto concluir este martes.  Además, autoridades de Hidalgo aceptaron que aún tienen abiertas alrededor 65 carpetas de investigación por desaparición.

Cabe mencionar que la explosión, registrada el 18 de enero, dejó como saldo 135 muertos, 67 fallecieron en hospitales y 68 levantados de la zona y fueron trasladados al Servicio Médico Forense, de Pachuca. De estos últimos, solo 15 fueron identificados por sus familiares casi de inmediato.

 

Con información de Radio Fórmula.