Foto: Especial
La rodada ciclista y la caerrera pedestre se sumaron exitosamente a la magna fiesta del Santo Cristo

Feligreses y amantes de la activación física invadieron las calles de la capital coahuilense para sumarse a los eventos conmemorativos en honor al Santo Cristo de la Capilla. Una carrera atlética de 10 kilómetros y una competencia de ciclismo reunieron a chicos y grandes este domingo para cumplir con el lema promulgado por los organizadores, “El mundo nos vuelve extraños, pero Cristo nos hace hermanos”.

Ambas actividades premiaron a los atletas más destacados con efectivo y estímulos en especie, pero más allá de la gratificación, la mayor satisfacción se notó en los rostros del contingente al ver alcanzada la meta.

La emblemática Ruta Recreativa en bulevar Venustiano Carranza albergó a la masa de 120 ciclistas provenientes de diversos lados del país, entre ellos Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León.

El desafío se dio entre las calles de Canadá y Reynosa, teniendo a “La Joroba” como el punto de salida y llegada.

La conocida Clásica Ciclista vivió de manera exitosa su trigésima edición al desarrollar categorías de primera fuerza, 40-49, 50-59, 60 y más, femenil y novatos.

Por la mañana el centro histórico de Saltillo sirvió como marco perfecto para la prueba de atletismo, misma que inició a un costado de la Catedral en Benito Juárez y Miguel Hidalgo, para cumplir con el trayecto por Allende y Venustiano Carranza hasta Canadá para llegar nuevamente al punto de salida. Las ovaciones abrazaron a cada uno de los corredores en su cruce por la meta para luego recibir la medalla conmemorativa.