Foto: Especial
A nivel nacional las cifras sí existen, pero no creadas por el Gobierno Federal, sino por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, que elaboró un estudio hasta julio de este año

Ni diagnósticos, ni cifras, ni ahorros, nada se tiene en Coahuila para demostrar la eficacia de la reducción de plazas en el Gobierno Federal; a lo más que se ha llegado es a cuantificar que es un 30 por ciento de la base laboral de una delegación: la Secretaría del Bienestar, según datos del coordinador estatal, Reyes Flores.

Flores dio a conocer que en la delegación de la Secretaría del Bienestar, a la que está asignado como Coordinador del Gobierno Federal en Coahuila, se han despedido de diciembre de 2018 a la fecha a 110 personas, 10 de ellas con sueldos de primer nivel, y que en conjunto representan 30% del gasto de la nómina.

Sin embargo no hay más cifras, ni la cantidad exacta de ahorro, tampoco la aplicación de ese ahorro, además que no hay un diagnóstico de la afectación del funcionamiento o costo beneficio de la reducción de esas plazas.

Del resto de las delegaciones federales en Coahuila tampoco hay cifras exactas, y el Coordinador del Gobierno Federal explica que cada dependencia tiene sus propias cifras, no se concentran en el mando del gobierno en la entidad, ni tampoco lo enteran.

 

A nivel nacional las cifras sí existen, pero no creadas por el Gobierno Federal, sino por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, que elaboró un estudio hasta julio de este año.

De diciembre de 2018 a julio de 2019 fueron despedidos del Gobierno Federal 7 mil 837 trabajadores de base, confianza y por honorarios.

El estudio que se titula “El alcance de los objetivos de la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal”, evidencia que no hubo un diagnóstico para hacer la reducción, pero tampoco hay una medición del impacto.

Y a pesar de todo, la intención es seguir un plan de reducción, sin conocerse detalles importantes como el impacto en los servicios que se ofrece, la eficacia y eficiencia en el funcionamiento de la dependencia, además de la atención al público.