Tras derrame, agua aún brota con combustible; predio en Ramos Arizpe queda inservible para agricultura y ganadería
Peligro. Al mojar esta soga con el agua contaminada y acercar un cerillo, rápidamente se incendió por el grado de polución. / Luis Salcedo

Desde noviembre de 2010, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha sido omiso en la remediación de los daños a acuíferos por contaminación con gasolina en el ejido Las Encinas de Ramos Arizpe, en donde no sólo el agua de consumo humano no puede beberse, sino más de 100 hectáreas de siembra y pastoreo de ganado están inservibles.

Hace 8 años, los habitantes de esta locación sufrieron el daño a sus pozos de agua que fueron contaminados con gasolina por una derrame del ducto de Pemex, lo cual aún no queda claro cómo sucedió.

Aunque Pemex perforó un nuevo pozo para abastecer de agua potable, el problema persiste, pues a la altura del kilómetro 89 más de 100 hectáreas resultaron dañadas, y en cualquier lugar en donde se perfore para extraer agua, ésta sale con alto contenido de gasolina.

EL AGUA QUE ENCIENDE

VANGUARDIA visitó el Rancho Los García, de 65 hectáreas, propiedad de Jorge Villela y se comprobó que al extraer agua de los múltiples pozos que perforó Pemex para medir el daño, aún sale agua contaminada con gasolina, la cual es altamente flamable.

Para tratar de medir el grado de contaminación y la extensión del derrame Pemex perforó, sin permiso de los propietarios, un gran número de pozos de los cuales se puede extraer fácilmente agua con gasolina.

Pemex nos ‘chamaqueó’, porque nos dijo que pusiéramos una demanda y luego nos iban a indemnizar, pero nosotros ignorábamos que eso se iba a tardar mucho”
Jorge Villela, dueño de un rancho en este ejido

Del 2010 al 2013, Pemex realizó algunas labores de remediación del derrame y se contrató a una empresa que extraía el agua contaminada del acuífero, pero el trabajo no se terminó.

“La gasolina está en el manto acuífero, eso es 100 por ciento comprobable. En todos los pozos (que perforó Pemex sin permiso) se puede extraer agua con gasolina”, explicó Jorge Villela, propietario del Rancho Los García.

NI SIEMBRA NI GANADO

Desde el derrame en el Rancho Los García no ha podido ni sembrarse, ni tampoco pastorear cabras. Los animales se mueren y las siembras se secan al poco tiempo y así se han perdido maíz, frijol y espiga para escoba, aún con agua de temporal.

El espejo de agua en el subsuelo está a menos de 16 metros, por lo que es fácil extraer agua contaminada.

Jorge Alfonso explicó que desde el 2010 han reclamado a Pemex por daño y nunca les han brindado ni remediación, ni indemnización, tampoco se ha podido proceder contra funcionarios.

Desde 2010, el agua se quema

A finales de noviembre de ese año, un ducto derramó combustible sobre el ejido Las Encinas, dejando daños en la zona.

1.- Los habitantes de esta zona mojan un mecate con el agua que hay en los pozos.

2.- La soga arde en cuestión de segundo al acercarle fuego.