Marginación total. La colonia Las Margaritas se ubica al poniente de Saltillo; el predio donde está asentada se encuentra en disputa entre una constructora, una lideresa y la familia Ascacio. fotos: JESUS PEÑA
Ante el riesgo que corren decenas de familias, vecinos de la colonia Las Margaritas piden a CFE reularice el servicio de electricidad

Como una telaraña, así se ve desde lejos el ramal de cables con los que vecinos de la colonia Las Margaritas, al poniente de Saltillo, se cuelgan de un poste de electricidad para tener electricidad. 

Esto con el riesgo de que algún colono, niño o adulto mayor, sufra una descarga eléctrica que ponga en riesgo su integridad física o, en el peor de los casos, su vida. 

El poste se ubica en la parte sur de la calle José María González, en la colonia Josefa Ortiz de Domínguez y puede detectar a simple por los hilos e hilos de cables agarrados de la corriente de manera clandestina. 

Los cables provienen de las casas y tejabanes de este sector irregular que se disputan una constructora de nombre Prisma, la lideresa Prudencia Santana y la familia Ascacio. 

Como esta colonia, por ser ilegal, no cuenta con servicios básicos de agua, drenaje, pavimentación y electricidad, a los lugareños no les queda de otra que colgarse de este poste de la Comisión Federal de Electricidad para alumbrarse y poner a funcionar sus aparatos electrodomésticos. 

Pero esta maraña de cables ya ha comenzado a preocupar a los vecinos de Las Margaritas. A don Guillermo Covarrubias Rivera, un chivero que habita en Los Magueyales, rancho colindante con Margaritas y Josefa Ortiz de Domínguez, se le electrocutaron cuatro cabras. 

“Ya me tocó a mí, van cuatro chivas que pasan ái y se me mueren, mire cómo está el cablerío”, dijo. Y la noche del lunes un niño que hace de pastor del chivero sufrió una descarga eléctrica y fue auxiliado por los colonos. 

“A uno de los chicos que nos ayudan a limpiar lo aventó la corriente”, contó un habitante de Margaritas Y advirtió que aquí, donde está el enredo de cables es paso obligado de la gente para trasladarse de una colonia a otra. “Pasan encima de los cables…”. 

Otros vecinos que prefirieron no dar su nombre dicen que cuando llueve la situación se torna más peligrosa por los cortos circuitos que se generan. “Tengo miedo de que se vaya a pegar uno, cuando llueve es cuando salta la corriente, un tropezón o algo…”, comentó Covarrubias Rivera. 

Electricidad. Más tardan los de la CFE en quitar los cables, que los vecinos en volverse a “colgar”.

En un recorrido realizado por VANGUARDIA se pudo observar la gran cantidad de cables tirados tendidos entre el polvo y la maleza, cables que salen de las casas y tejabanes y van a dar hasta el poste de electricidad. 

En más de una ocasión las familias de este sector han pedido la intervención de la CFE para que traiga electricidad a este lugar, pero como la colonia está en litigio… “Se le ha dicho muchas veces y aquí no viene nadie, ya se les ha hablado por los cortos, es que Comisión ponga un alto en esto”, denunció un colono. 

Lo único que hizo la Comisión fue venir y retirar el cablerío de su poste, al rato los vecinos, que requieren del servicio de electricidad, ya estaban colgados otra vez. “Vino una patrulla y unas camionetas de la Comisión, al mismo tiempo que quitaron los cables, los vecinos se colgaron de nuevo”, reveló Guillermo Covarrubias. 

Nadie sabe cómo es que terminará esta historia, este círculo vicioso, los de Las Margaritas esperan que no sea en un accidente o en una muerte… 

CLANDESTINAJE

La colonia Las Margaritas, por ser un sector irregular, carece de los servicios de agua, drenaje y electricidad. De un poste, decenas de vecinos se “conectan” para llevar electricidad a sus hogares. Los cables recorren más de 100 metros desde el poste hasta las casas. Por estar a ras de piso, representan un peligro mortal para quien camina por el lugar. 

El poste se ubica en la calle José María González. Cuatro chivas ya se le electrocutaron a don Guillermo Covarrubias. El lunes pasado un menor sufrió una descarga eléctrica al pisar uno de los cables. Peligro. Grandes extensiones de cables se pueden ver a ras de piso. Robo. Decenas de familias están “colgadas” de un solo poste de CFE. 

Pérdidas millonarias 

Hace un par de años la Comisión Federal de Electricidad dio a conocer que la pérdida de electricidad le costó a México 45 mil millones de pesos, de los cuales casi 25 mil millones de pesos o más del 55 por ciento se debieron al robo de electricidad. 

Los “extravíos” de energía representaron 11.7 por ciento de lo que transita por las redes de la Comisión. 

La zona donde más se observa esta problemática es en el centro del país. La CFE reconoció que también tiene pérdidas técnicas, las cuales están asociadas a fallas de electricidad. Al año, la CFE llega a interponer má de 20 mil denuncias por robo de electricidad, a nivel nacional.

 ¡No lo haga! 

En el Artículo 368 del Código Penal Federal, se encuentra claramente establecido que cuando un usuario altera los equipos con los cuales recibe el suministro eléctrico o manipula las instalaciones de la Compañía Federal de Electricidad, logrando un apoderamiento ilícito del servicio sin un contrato de suminisro, debe recibir las siguientes sanciones: Debe cumplir con 3 a 10 años de prisión. Pagar hasta mil días de salario como multa, la cual corresponde a más de 60 mil pesos.