Foto: Tomada de Internet
Carlos Aguiar Retes agradeció en su cuenta de twitter el nombramiento

Hugo Valdemar Romero, responsable de la dirección de Comunicación Social de la Arquidiócesis Primada de México, confirmó a VANGUARDIA que el próximo 5 de febrero se realizará la ceremonia protocolaria en la que el Papa Francisco designe a Carlos Aguiar Retes, como el nuevo Arzobispo Primado de México.

Vía telefónica, el sacerdote únicamente refirió que en esa fecha se realizaría la presentación oficial del ex arzobispo de Tlalnepantla, aunque destacó que por ahora no cuentan con la agenda para ese mes.
A unas horas de haber sido designado por el Papa Francisco, Aguiar Retes agradeció en su cuenta de twitter el nombramiento.

“Reconozco en la decisión del Papa Francisco al nombrarme Arzobispo Primado de México la voluntad de Dios Padre y la asumo como discípulo de Jesucristo con la confianza en el Espíritu Santo para cumplir lleno de esperanza esta  responsabilidad eclesial en favor del Pueblo de Dios”, escribió en su cuenta de twitter.  

¿Quíen es Carlos Aguiar Retes?, nuevo Arzobispo Primado De México

Nacido al interior de una familia muy devota, Carlos Aguiar Retes es el segundo de seis hijos, sus padres fueron Carlos Aguiar Manjarrez y la señora María Teresa Retes Pérez.

El 9 de octubre de 2016 el papa Francisco nombró a Carlos Aguiar Retes cardenal, con lo que se convirtió en el sexto cardenal mexicano. Desde entonces comenzó a perfilarse para suceder al cardenal Norberto Rivera Carrera al frente de la Arquidiócesis de México.

A lo largo de su trayectoria, Aguiar Retes se ha desarrollado en diversos cargos de la jerarquía católica: Ha sido obispo de Texcoco, arzobispo de Tlalnepantla, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)  en el periodo 2004-2006 y presidió este órgano entre 2007 y 2009, pero fue reelecto para el trienio 2009-2012.

También ha presidido la Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe (CELAM); desde su servicio eclesial, Aguiar ha participado en el desarrollo de una pastoral misionera para México y el continente, principalmente en el pontificado de Benedicto XVI  junto a quien fuera el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio.

Aguiar Retes nació el 9 de enero de 1950 en Tepic, Nayarit; entre 1961 y 1969 realizó los estudios de Humanidades y Filosofía en el seminario de Tepic. El 28 de mayo de 1997 Juan Pablo II lo nombró tercer obispo de Texcoco. Recibió la consagración el 29 de junio de ese año. La presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) lo nombró secretario general del consejo el 23 de mayo de 2000, en sustitución de Felipe Arizmendi, para concluir el cuatrienio 1999-2003.

Tras las elecciones presidenciales de 2006, que dieron el triunfo al panista Felipe Calderón, Carlos Aguiar Retes al frente de la presidencia de la CEM rearmó su postura de que la Iglesia católica haría valer, durante el nuevo gobierno, su derecho de participar en los distintos ámbitos de la vida social y política de México, y en temas como educación, ecología, migración y drogas.

Cuando la CEM recibió al entonces candidato Felipe Calderón, Aguiar Retes demandó acceso a los medios de comunicación para que se puedan transmitir actos de culto. En febrero de 2008 el también obispo de Texcoco propuso una reforma al artículo 24 Constitucional, a fin de sustituir el término “Libertad de Culto” por el de “Libertad Religiosa”, tras considerar que el laicismo del Estado resultaba discriminatorio para los creyentes.

En marzo de 2012 el Senado aprobó con 72 votos a favor y 35 en contra la reforma al artículo 24, que establece que “toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener y adoptar, en su caso, la de su agrado”.

La Arquidiócesis Primada de México es la segunda diócesis más poblada del mundo y con más católicos; para atender a los más de 8 millones de fieles, desde los años ochenta, la arquidiócesis está organizada en ocho vicarías episcopales con un obispo auxiliar a la cabeza, 52 decanatos y más de 650 parroquias.

En el territorio del arzobispo, que también es custodio del sagrado ayate de San Juan Diego donde se hace presente la Virgen de Guadalupe, se encuentra la Basílica de Guadalupe, la Secretaría de la Conferencia del Episcopado Mexicano y las casas provinciales de la gran mayoría de las congregaciones religiosas masculinas y femeninas con presencia en el país.

Norberto Rivera es relevado

Rivera Carrea había sido el arzobispo primado mexicano desde 1995 y al cumplir el pasado 6 de junio los 75 años, edad de jubilación para los obispos, presentó al Papa su carta de renuncia.
 
Luego de este trámite, establecido en el derecho canónico, Rivera esperó la valoración pontificia.
 
El jerarca dejará la Arquidiócesis mientras en la PGR está pendiente la resolución de una denuncia en su contra por presuntamente encubrir a sacerdotes pederastas.
 
La acusación fue interpuesta por los excuras Alberto Athié y José Barba. Rivera admitió que de 2010 a la fecha se registraron seis denuncias de índole sexual sobre curas católicos.
 
Los casos fueron aceptados por el Arzobispo Primado de Méxio el 26 de julio de este año, durante su comparecencia ante la Ministerio Público Susan García García.

Es evidente que el cambio del Arzobispo Primado de México impactará en el poder económico, político y social de la Iglesia católica en la capital del País, donde está la Basílica de Guadalupe.
 
Adicionalmente, en la Ciudad de México radican las congregaciones religiosas de todo el mundo, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), la Nunciatura y oficinas de Gobierno federal.
 
En la Arquidiócesis también están ocho Obispos auxiliares con una vicaría. El que llegue puede cambiarlos y dejarlos sin ninguna vicaría.
 
Los cambios en la jerarquía pueden ser un factor que llegue a incidir, incluso, en el proceso de 2018, pues el próximo Arzobispo será pieza clave para dialogar con los candidatos presidenciales.
 
Por eso se llegaron a mencionar diferentes obispos como sucesores de Rivera, incluyendo Raúl Vera de Saltillo.

Con información de Felipe Rodríguez y Karla Tinoco