El sueco puso dos pases para gol, pero luego provocó su expulsión al minuto 60. AP
El cuadro parmesano, un doble campeón de la Copa Uefa en su auge vivida en los años 90, es penúltimo y ve peligrar seriamente su permanencia en la Serie A

MILÁN.- Zlatan Ibrahimovic envió dos pases de gol antes de ser expulsado, y Milan venció 3-1 a Parma. Milan quedó a ocho puntos del líder Inter Milan, que recibe a Cagliari hoy.

Un golazo del croata Ante Rebic y el tanto del marfileño Frank Kessie en la primera mitad, rubricados en el 94 por el portugués Rafael Leao al contragolpe, le dieron al Milan la cuarta victoria seguida fuera de casa para colocarse segundo con cuatro puntos de ventaja sobre el Juventus y nueve de retraso con respecto al líder Inter de Milán.

Los hombres de Stefano Pioli reaccionaron tras el empate de la última jornada en casa ante el Sampdoria y sumaron tres puntos de gran importancia en su lucha por la Liga de Campeones.

Suman ahora siete puntos de ventaja sobre el Nápoles, quinto, que juega hoy contra el Sampdoria.

Triunfaron pese a perder a su líder, Ibrahimovic, expulsado en el 60 por protestar al colegiado. Fue una situación particular, pues la roja llegó tras una falta a favor del Milan. Al parecer, el sueco le dijo una frase sarcástica al árbitro, quien le enseñó la roja.

Tras su expulsión, el Parma recortó distancias con el momentáneo 1-2 de Riccardo Gagliolo, pero no pudo salir con puntos del partido del Tardini.

El cuadro parmesano, un doble campeón de la Copa Uefa en su auge vivida en los años 90, es penúltimo y ve peligrar seriamente su permanencia en la Serie A.