Foto: Vanguardia/Héctor García
Cientos de corredores de montaña y familias enteras se unieron en la Feria Trail Running, para reforestar la Sierra de Zapalinamé

Un total de 100 corredores de montaña participaron en la Carrera Vertical, de la Feria Trail Running Norte 2018. El evento se realizó cien por ciento a beneficio del Cañón de San Lorenzo, idea que surge luego del incendio del pasado mes de abril, que consumió más de 400 hectáreas de la Sierra de Zapalinamé.

Alrededor de 2,500 pinos fueron plantados por cientos de voluntarios en diversos puntos del Cañón de San Lorenzo. Entre ellos el Picacho de Saltillo, también conocido como “Los Pies del Muerto”, lugar que fungió como meta de la carrera, que tuvo un recorrido ascendente de 4.4 kilómetros.

Esta competencia de montaña, contó con el plus de que cada corredor llegara a la cima acompañado de un pequeño pino, mismo que cada atleta tuvo la tarea de plantar.  

Lo percibido en el evento se usará para cuidar el espacio natural, “Lo recaudado será donado a PROFAUNA A.C., eso se destinará a la construcción de una caseta de acceso al cañón, para que sea como un filtro y tratar de evitar los daños que se causaron en este pasado incendio”, dijo Jesús Treviño, integrante del comité organizador.

“El cañón ha sido parte de nuestro crecimiento, desde que éramos pequeños aquí venimos, es nuestra segunda casa. El incendio nos entristeció a todos y de esta forma quisimos aportar nuestro granito”, compartió Jesús Treviño.

Al cierre de la carrera se entregó reconocimientos y premios en especie, a los tres primeros lugares de las categorías libre varonil y femenil. 

Tupy fue una de las empresas socialmente responsables, que se sumó a la causa de reforestación, además alumnos de la UAAAN, distintos grupos de scouts y atletas que arribaron al cañón ayer domingo.