Riquelme Solís expresó que la obra agilizará el tráfico vehicular hacia el norte de Saltillo, precisamente en su confluencia con Ramos Arizpe y Arteaga. ESPECIAL
Con longitud de 1.5 kilómetros entre los bulevares Eulalio Gutiérrez y Los Pastores, en los límites de Saltillo y Arteaga, la obra bajará en el corto plazo el flujo vehicular

Miguel Ángel Riquelme Solís, gobernador del Estado, reiteró que pese a la pandemia por el COVID-19, en Coahuila no se detienen ni cancelan obras de infraestructura, ni tampoco los proyectos relacionados con el desarrollo.

Al poner en marcha la ampliación a cuatro carriles del bulevar Francisco Villalobos Padilla, con inversión de más de 60 millones de pesos provenientes del Impuesto Sobre Nóminas (ISN), expresó que los trabajos fortalecerán la conectividad y competitividad de la Zona Metropolitana de Saltillo-Ramos Arizpe y Arteaga.

Con longitud de 1.5 kilómetros entre los bulevares Eulalio Gutiérrez y Los Pastores, en los límites de Saltillo y Arteaga, la obra bajará en el corto plazo el flujo vehicular del Bulevar Venustiano Carranza, de Saltillo, en un 25 por ciento.

Riquelme Solís expresó que la obra agilizará el tráfico vehicular hacia el norte de Saltillo, precisamente en su confluencia con Ramos Arizpe y Arteaga.

Riquelme afirmó que no se detienen las obras a pesar de la pandemia por COVID-19.