Fotos: Lidiet Mexicano
La noche de este viernes comenzó el operativo por parte de Seguridad Pública, Protección Civil, Policía del Estado y Guardia Nacional

Durante un operativo para evitar la realización de fiestas donde no se respeten las medidas preventivas de contagio de COVID-19, la policía municipal dispersó seis reuniones familiares donde había multitud de personas y detuvo a cuatro personas por “ruidosos”.

La noche de este viernes comenzó el operativo por parte de Seguridad Pública, Protección Civil, Policía del Estado y Guardia Nacional.

Juan José Castilla subdirector operativo de la policía municipal detalló que aunque se vivió una noche más tranquila a anteriores fines de semana se detectaron seis fiestas familiares donde había decenas de personas, a estas se les pidió se dispersaran y así lo hicieron por lo que no se aplicaron multas a los organizadores.

Sin embargo se recibió el reporte de vecinos ruidosos en diversos sectores, por lo que al menos cuatro ciudadanos fueron detenidos y llevados a los separos de seguridad pública.

Ahí se mantuvieron alrededor de cinco horas resguardados y posteriormente pagaron una fianza para poder salir libres.

Fueron los sectores oriente y poniente de Monclova donde hubo más movimiento de la ciudadanía, el sur y norte de la ciudad se mantuvieron relativamente tranquilos.

El operativo que tiene como objetivo el no permitir la ruenión de personas en fiestas en domicilios, se mantiene durante el viernes, sábado y se ejecutará posiblemente el domingo, dependiendo de la movilidad de la población.

“No vamos a dar una hora exacta, los recorridos van a ser sorpresivos, creo que a partir de la noche de este viernes que se vio que anduvimos intensamente en las colonias, la población la pensará dos veces para organizar fiestas en casas”, concluyó.