Raúl Vera, Obispo de Saltillo / Foto: Christian Martínez
Estará visitando los reclusorios femenil y varonil, este 25 de diciembre

En entrevista recordó que en los próximos días México estará entrando a una dictadura militar. 

A partir de las 10 de la mañana, comenzaron las actividades en las penitenciarías de Saltillo llevadas a cabo por el obispo Raúl Vera, quien estará visitando los reclusorios femenil y varonil, este 25 de diciembre.   

Recordó que hace dos años comenzaron a existir restricciones inhumanas para ingresar a los reclusorios. Señaló que con la visita, trata de dar esperanza a las personas que se encuentran dentro y de reafirmar su conciencia y dignidad.

En la noche anterior el obispo Raúl Vera trasmitió por TV abierta la Homilía de noche buena desde la parroquia San Pablo Apóstol, ubicada al norte de la ciudad.  En donde, además de recordar el nacimiento de Jesús, hizo la advertencia sobre las problemáticas del país y recordó que si La Suprema Corte de Justicia de la Nación aprueba la promulgación de la Ley de Seguridad Interior, realizada por el presidente Enrique Peña Nieto,  México entraría a una dictadura militar.  

“Nos ponen una ley con la que entramos a una dictadura militar. Se decide contra la garantía de los derechos humanos. Muchas organizaciones de la sociedad civil se oponen. La misma ONU  se pronunció en contra”, dijo el obispo.    

En entrevista, sobre el caso de Coahuila, en donde posiblemente se tenga a un mando militar como dirigente de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), según  recientes declaraciones de Miguel Ángel Riquelme, indicó que es parte de la misma lógica militarista que quieren imponer los dirigentes.

“Es lo que sigue. El gobierno federal endosó un cheque blanco al ejército para que entremos nosotros a la antesala de una dictadura militar. No podemos bajar lo brazos y declararnos derrotados”, dice. 

Sobre la iniciativa del Congreso del Estado con la que se pretende que las ONGS Asociaciones Civiles sin fines de lucro comiencen a pagar el Impuesto Sobre la Nómina, señaló que es un reflejo de que el Estado está desfalcado y que necesitan sacar dinero de “donde sea”. 

“Al rato, nosotros como iglesia, tendremos que dar factura por recibir limosna”, señaló el obispo.