Luis Martín Barraza participó en una entrevista en línea con medios de comunicación / Foto: Sandra Gómez
Una de sus prioridades será crear lazos con todos los agentes de evangelización, acostumbrados a proyectos de pastoral y a proponer caminos misioneros

Torreón, Coahuila.- José Guadalupe Galván Galindo permanecerá como administrador apostólico hasta el 29 de noviembre en que Luis Martín Barraza tome posesión como obispo de la Diócesis de Torreón.

En rueda de prensa dio a conocer queserá él quien permanezca a cargo de las obligaciones de la Diócesis, hasta la consagración y toma de protesta como obispo de Luis Martín Barraza.

El obispo electo de la Diócesis de Torreón, Luis Martín Barraza, vía electrónica desde la Arquidiócesis de Tijuana, tomó parte en la entrevista con medios locales y dijo que no ha sido obispo y que no será el salvador, sino se sumará al caminar con la actitud de dejarse enseñar.

Alfonso G. Miranda Guardiola, obispo auxiliar de Monterrey, en su calidad de secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el sábado comunicó que Su Santidad Francisco aceptó la renuncia al oficio de Obispo de Torreón, monseñor José Guadalupe Galván Galindo, que en conformidad al canon 401 & 1 del C.I.C., había presentado en precedencia.

Al mismo tiempo, indica el Santo Padre nombró Obispo de Torreón al Presbítero Martín Barraza Beltrán, rector del Seminario de la Arquidiócesis de Chihuahua, noticia que publicó “L’Osservatore Romano” el pasado 9 de septiembre.

Monseñor Galván Galindo hizo pública su decisión de presentar su renuncia a partir de que cumpliera en agosto 75 años, la edad máxima que marcan los códigos del derecho canónico para el desempeño de un obispo.

Barraza Beltrán es actualmente rector del Seminario de la Arquidiócesis de Chihuahua, con 29 años de sacerdocio, los cuales "los ha ejercido siempre con la entrega, sencillez y alegría a lo largo y ancho de la Arquidiócesis, en diversos oficios pastorales".

El nuevo obispo de Torreón ingresó al Seminario Menor de aquella entidad, a la edad de 15 años, en 1978, donde cursó el bachillerato. El 17 de junio de 1988 recibió su ordenación sacerdotal a manos de monseñor Adalberto Almeida y Merino.

En el 2010, fue enviado al Seminario de la Arquidiócesis como encargado de la dimensión espiritual y en el 2013, fue nombrado rector.

Manifestó que una de sus prioridades será crear lazos con todos los agentes de evangelización, acostumbrados a proyectos de pastoral y a proponer caminos misioneros.