Foto: Cortesía
Donato Ramón (de Fuerza Coahuila) y José Armando Cárdenas, están acusados de agresión

Un elemento de Fuerza Coahuila, quien habría sido removido del GROM en 2017 por apuntar con su pistola contra su esposa, volvió a arremeter con violencia en contra de ella y sus padres, esto al momento que le pidió a través de su abogado que recogiera sus pertenencias en la vivenda que compartieron como pareja.

El hermano del uniformado, quien es escolta de Jericó Abramo Masso, también participó en la agresión.

Se trata de Donato Ramón y José Armando Cárdenas Partida, los dos trabajadores de seguridad en el Gobierno, fueron denunciados este miércoles ante la Fiscalía General del Estado por las lesiones que causaron a Nayeli Sarahí y a su padre Alberto Torres Perales.

La joven de 24 años describió que luego de dos años de haberse separado, le llamó a través de su representante legal para que pasara por sus pertenencias en Lago de Texcoco, en el cuarto sector del fraccionamiento Real del Sol, al llegar ya estaban sus muebles fuera, ella pidió le dejaran pasar por sus documentos y su excuñado, el escolta del funcionario estatal, la agredió de inmediato.

Al momento su padre interviene y comenzaron a discutir, pero luego llega Donato Ramón y asegurando que ahora ya no eran parientes ahora sí no lo respetaría, por lo que comenzó la golpiza entre los presentes contra el padre de su exesposa.

“Llega él, mi expareja y entre él, su papá y su hermano empiezan a agredir a mi papá; él se va contra mí, me empieza a ahorcar y golpear; llegaron elementos de Fuerza Coahuila que son sus compañeros, nos agarran, a mi papá lo golpearon entre todos, a mí me esposaron y me empezaron a golpear en el piso, a dar patadas; nos llevan a la patrulla y nos iban golpeando, nos meten a las celdas diciendo que nos agarraron en riña campal, cosa que no es cierto”, comentó Nayeli al momento de interponer la denuncia contra ambos hermanos.

Nayeli tenía dos años de separada de Donato y asegura que desde que inició a trabajar en el GROM se tornó violento, motivo por el cual decidió separarse del padre de su hijo.

“Todo inició cuando él entró al GROM, comenzó a ser agresivo, lleva cinco denuncias en el Empoderamiento de la Mujer pero no hacen nada”, se queja la mujer.