Internet
Estos alambres ya no protegen la frontera, ahora son la protección de varias casas de tijuanenses que buscan cuidarse de la delincuencia

En la frontera entre Tijuana y San Diego, los alambres de púas que se pusieron en las vallas para impedir el paso de los migrantes, están terminando en casas del lado mexicano.

A inicios de noviembre, militares estadunidenses colocaron los alambres de púas en la frontera con Tijuana para detener a la Caravana Migrante que quería cruzar hacia Estados Unidos.

Cuatro meses después, estos alambres ya no protegen la frontera, ahora son la protección de varias casas de tijuanenses que buscan cuidarse de la delincuencia.

En el último mes y medio, ha aumentado el número de casas cerca de la frontera que tienen alambres de púas, alambres idénticos a los que colocó el gobierno estadounidense. De acuerdo con los vecinos, el alambre se los vende a bajo costo y es fácil de instalar.

Autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos ya habían reportado el robo frecuente del alambre de púas, robo que también fue confirmado por el secretario de Seguridad de Tijuana, Marco Antonio Sotomayor.