Las gasolineras registran largas filas para abastecerse. Foto: Especial
Alertan por desabasto de combustibles en el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo

CARACAS, VEN.- Las reservas de gasolina en Venezuela se agotarán en un mes, afirmaron los representantes de los trabajadores de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que calificaron la situación de desabasto de combustible como “sumamente grave”.

Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo; sin embargo, la severa crisis económica por la que atraviesa le impide poner en operación plena a sus refinerías.

Además, las sanciones económicas de Estados Unidos le dificultan comercializar su petróleo, que es la principal fuente de ingresos del país caribeño.

“Aquí hay gasolina para un mes”, dijo Luis Hernández, director del Frente de Trabajadores Petroleros de Monagas, y acotó que “va a haber desabastecimiento total”.

Durante una manifestación de varios sindicatos en Caracas, Hernández sostuvo que “la situación de la gasolina es sumamente grave” y que, en especial, afecta a 16 estados que “están críticos”, entre los que citó Táchira, Mérida, Portuguesa y Bolívar.

En los últimos meses, la escasez de gasolina se ha extendido paulatinamente en las ciudades del interior del país, en especial en estados fronterizos, lo que ha llevado en algunas regiones a la imposición de racionamientos programados para la venta de combustible.

“Existe ahorita en este momento una discriminación, ¿cuál es la discriminación? Que para Caracas sí hay (gasolina) pero en el interior del país, en 16 estados, sí hay esa debacle”, dijo Hernández.

BAJA PRODUCCIÓN

Expertos han alertado que la escasez los combustibles se agravará paulatinamente, pues Pdvsa tiene dificultades para recuperar la extracción de hidrocarburos y además sus refinerías están trabajando muy por debajo de su capacidad.

La casi totalidad de las 6 refinerías que hay en el país “están totalmente paralizadas”.

En cuanto a la gasolina importada, solución que ha implementado el Gobierno para atender la demanda de combustibles, existe desconfianza de la calidad del producto.