Foto: Archivo
Pablo N, de 36 años, fue ingresado de urgencia en la Clínica Uno del Seguro Social, a donde fue llevado en un coche particular por sus parientes, quienes no pudieron esperar la llegada de la ambulancia.

Sumido en la depresión por problemas económicos, un hombre intentó acabar con su existencia ingiriendo una gran cantidad de medicamentos, pero su familia actuó de inmediato para evitar la tragedia y buscar ayuda.

Pablo N, de 36 años, fue ingresado de urgencia en la Clínica Uno del Seguro Social, a donde fue llevado en un coche particular por sus parientes, quienes no pudieron esperar la llegada de la ambulancia.

Daban las 02:00 horas del domingo cuando se presentaron los hechos que movilizaron a distintas autoridades hasta la calle Paseo de las Azucenas, de la colonia Valle de las Flores, donde se reportó el intento de suicidio.

Pablo, quien llevaba dos semanas viviendo con sus padres y sus hermanos, tenía problemas de alcoholismo derivados de sus problemas de dinero, que lo hicieron abandonar la casa que rentaba al sur de la ciudad.

Los ruidos que hizo cuando buscaba los medicamentos en la casa despertaron a su hermano, que lo encontró acostado y con los frascos de medicamentos a un lado, por lo que llamó al 911.

Sabedores de que cada minuto contaba, los familiares tomaron a Pablo y lo subieron a una camioneta, siendo que en el camino se encontraron con una patrulla de la Policía Municipal que los escoltó hasta el centro.

SITUACIÓN
El pronóstico de los médicos es reservado, aunque indicaron que las pastillas que tomó el paciente no serían más de 15 y no había ninguno que fuera controlado, por lo que se espera su pronta mejoría.