Las tropas filipinas enfrentaron a militantes fuertemente armados que apoyan al grupo islámico Maute en la ciudad sureña de Marawi

El portavoz militar regional, el teniente coronel Joar Herrera, dijo que cinco funcionarios del gobierno resultaron heridos en el enfrentamiento con al menos 15 combatientes de un grupo rebelde musulmán llamado Maute en la localidad de Basak Malutlut en Marawi.

Tropas y fuerzas especiales de la policía atacaron un departamento luego de que los militares obtuvieron información de que los miembros de Maute se escondían allí con un sospechoso de terrorismo, dijo Herrera y otro oficial militar.

Los funcionarios no pudieron decir inmediatamente con claridad lo que estaba pasando y dijeron que estaban revisando informes de que los militantes habían ingresado a un hospital y habían levantado una bandera negra estilo islámico.

El grupo de Maute es de una docena de nuevos grupos musulmanes armados, que han prometido lealtad al grupo del Estado islámico y formaron una alianza en el sur de Filipinas en los últimos años.

Se le ha atribuido la culpa por un atentado con bomba que mató a 15 personas en el sur de Davao, la ciudad natal del presidente Rodrigo Duterte, en septiembre pasado y varios ataques contra las fuerzas gubernamentales en Lanao, aunque ha enfrentado reveses de una serie de ofensivas militares.

En abril, tropas respaldadas por ataques aéreos mataron a decenas de militantes de Maute y capturaron su campamento en la selva cerca de Piagapo, en Lanao del Sur.

Las tropas encontraron bombas caseras, granadas, uniformes de combate y pasaportes de presuntos militantes indonesios en el campo.

Con información de medios