Fotos: Omar Saucedo Solidaridad. Decenas de personas asistieron a la misa de cuerpo presente que se celebró en el templo de San Esteban.
El cortejo fúnebre culminó en el templo de San Esteban, justo a un lado del legendario puesto de periódicos del Centro Histórico de Saltillo, donde pasó los últimos 58 años de su vida anunciando las noticias más relevantes del mundo y de la región

En una ceremonia religiosa que se llevó a cabo rodeada de personas de gremio de voceadores de Saltillo, se dio el último adiós a Antonio Rodríguez Martínez “La Bola”; el conocido voceador del callejón de Padre Flores.

El cortejo fúnebre culminó en el templo de San Esteban, justo a un lado del legendario puesto de periódicos del Centro Histórico de Saltillo, donde pasó los últimos 58 años de su vida anunciando las noticias más relevantes del mundo y de la región.

Entre aplausos, en punto de las 14:30 horas, el féretro del voceador fue colocado frente a su puesto, y su hijo mayor dio un mensaje recordando algunas de las anécdotas que le contó un estudiante de Ciencias de la Comunicación sobre su padre.

“El maestro de Ciencias de la Comunicación me dijo: ‘¿Realmente te gustaría ser periodista? ¿algún día te gustaría ser conductor? Vete a la calle de Victoria y pregunta quién es Toño ‘La Bola’. Si realmente quieres saber lo que es el periodismo, platica con él”, recordó su hijo.

Adiós. Compañeros de oficio acompañaron a don Antonio a su última morada.
Conmovidos. El gremio de voceadores no pudo ocultar la tristeza.
Condolencias. La familia agradeció las muestras de apoyo.

Al mismo tiempo, y con su hermana, entre lágrimas, a nombre de la familia Martínez González agradeció a la sociedad saltillense por los 65 años de trabajo ininterrumpido de su padre, y por haber compartido las vivencias como parte del folklor que se relata en la crónica de la ciudad.

Durante el año 2008, el Gobierno Estatal realizó un homenaje al emblemático saltillense, por sus más de 54 años en su puesto de periódicos. Y antes, en 2004, le fue otorgada la Presea Saltillo.

Fue plasmada su historia en el libro “Nuestra gente”, donde se destaca que don Toño fue un hombre que nació, formó a su familia y a hombres de bien, a quienes enseñó a trabajar y a ser responsables, así como a ganarse la vida vendiendo periódicos.

Toño nació el 30 de marzo de 1933 en Saltillo. Desde temprana edad comenzó a vender periódicos para aportar recursos económicos a su hogar.

Fue en el año 2004 cuando el Ayuntamiento de Saltillo otorgó a Antonio  Rodríguez, “La Bola”, la “Presea Saltillo”, y el periódico VANGUARDIA, por su parte, le entregó un reconocimiento para celebrar su 50 aniversario como voceador.