Descuido. Ningún filtro hay en la entrada de algunas tiendas. ALEJANDRO RODRÍGUEZ
Se suma a esta situación los que salen en familia o sin cubrebocas y abarrotan los comercios del Centro Histórico, olvidando la sana distancia

Pese a la escalada de contagios en Coahuila, algunos comercios del centro de Saltillo “relajaron” las medidas sanitarias que exigen las autoridades.

Botellas de gel antibacterial vacías o trapos secos como tapetes sanitizantes y establecimientos sin termómetros, y hasta un relajado control del número de clientes dentro de los locales, se evidencian en el punto de venta más alto y de mayor afluencia de compradores.

A poco más de un mes de la reapertura de los comercios, algunos trabajadores comentaron que por el interés de recuperar las pérdidas durante el confinamiento, y como es casi imposible el control de asistentes, pues muchos no esperan su turno y se van; en ocasiones permiten la entrada a más personas de las que marcan las normas de Subcomité Regional.

En lo que se refiere a los insumos de limpieza, a la pregunta por su ausencia responden con un:  “Se acaba de volada” o “está bien caro”.

EL MAL USO CUNDE

Se suma a esta situación los que salen en familia o sin cubrebocas y abarrotan los comercios del Centro Histórico, olvidando la sana distancia.

“Tratamos de mantener todas las medidas de seguridad pero a veces es imposible controlar cosas como la afluencia de personas adentro o su sana distancia, y en el caso del gel, se han hasta robado el botecito en la entrada”, expresó un empleado en una tienda de telas.