Entre la protesta y la escoba