Luego de la entrega de los premios Goya a lo mejor del cine español el sábado 12 de marzo pasado se efectuaron los César a lo más destacado del cine francés del 2020.

Sin embargo, a diferencia de los del año pasado que ahora sí que fueron “pre-pandemia” y que, entre otras cosas, se caracterizaron por entre otras cosas por el acto de repudio de Adele Haenel, la protagonista del filme “Retrato de una mujer en llamas”, de Celine Sciamma, al ganarle a esta última los galardones a la Mejor Dirección y al Mejor Guion Roman Polanski por su más reciente filme “El acusado y el espía”, y en particular por las acusaciones que contra el director persisten de abuso sexual en contra de una menor en Estados Unidos, este año al ser virtuales y con menos sobresaltos que los propiciados por el COVID-19, no hubo muchas sorpresas fuera del merecido César que obtuvo Fathia Youssouf a la Actriz Revelación por la controvertida “Cuties”, de Maimouna Gueye, que presentó Isabelle Huppert.

Y es que en medio de la amenaza de una tercera ola que ya azota países europeos como Inglaterra e Italia los franceses se mantuvieron en confinamiento en general y por consiguiente también en esta ceremonia, mientras que en el continente americano otros festivales tradicionales como el South by Southwest de Austin, Texas, o el FICUNAM, de la Filmoteca de la UNAM, hicieron lo propio con ediciones virtuales que si bien pudieron satisfacer a su ´público asiduo a la distancia, cuando menos el primero que ya estaba siendo referente para que los grandes estudios programaran ahí algunas de las premieres de sus películas más anticipadas, ahora sin ellas a pesar de que a principios de marzo el gobernador de Texas abrió lo equivalente al semáforo verde nacional, se limitó a exaltar la cinematografía local.

Mientras esto ocurría en estados como Texas, en Coahuila se programó, coincidiendo con la apertura el semáforo verde en el estado, la proyección de los cortometrajes apoyados por la Secretaría de Cultura el año pasado y filmados en plena pandemia con sus respectivas medidas de prevención, pero irónicamente en lugar de hacerlo también virtual se dieron cita los realizadores y el público en la reducida Sala Emilio “Indio” Fernández del edificio anterior de la misma con el pretexto, además, de que las salas cinematográficas comerciales que no cerraron sus puertas operaban sin ningún problema.

En relación a esto último, a lo largo también de marzo se dieron noticias como una muy importante a la que curiosamente prácticamente nadie dio seguimiento de que se había revocado la extinción de los fideicomisos relacionados al cine que ya se había votado el año pasado, pero se le dio más vuelo a otras como la de acrecentar el número de pantallas para cine nacional y el doblaje de películas en general cuando irónicamente fuera de super producciones hollywoodenses como “Godzilla vs. Kong”, de Adam Wingard, son las que están abarrotando las salas en esta “nueva normalidad” por encima de lo mejor intencionadas que puedan estar producciones nacionales como “Después de ti”, de José Ramón Chávez.

En noticias más agradables en cuanto a los creadores nacionales, el pasado fin de semana fueron los premios BAFTA a lo mejor del cine inglés del 2020 donde el triunfo de los mexicanos Jaime Baksh, Carlos Cortés y Michelle Couttolenc al Mejor Sonido por la película “Sound of Metal”, de Darius Marder, los posiciona con un paso más firme por obtener el Oscar en la misma categoría a la que están nominados en la ceremonia a efectuarse el ya muy próximo domingo 25 de abril. Enhorabuena.

Comentarios: tesse_69@hotmail.com