Con la esperanza de que el 2021 sea un año mucho mejor que el anterior, el pasado martes 5 de enero coincidieron cuando menos tres cumpleaños de creadores del Séptimo Arte internacional. 

El primero de ellos fue el del primer actor norteamericano Robert Duvall, quien llegó a los 90 años de una vida dedicada en su mayor parte a la actuación en cine desde su debut cinematográfico con el pie derecho al lado del primer actor Gregory Peck en la película que le valió a este último el Oscar al Mejor Actor de 1962, “Matar a un Ruiseñor”, teniendo una década después su primera nominación a la estatuilla dorada nada menos que por el memorable papel del abogado “consejero” de la singular familia Corleone del clásico “El Padrino”, de Francis Ford Coppola en 1972, repitiendo nominación en la misma terna bajo las órdenes del mismo cineasta en otro clásico en su caso del género bélico de fines de aquella década, “Apocalipsis”, de 1979, por el militar que dice “amo el olor a napalm en la mañana”.  

La década de los 80 la inicia el señor Duvall con su primera nominación en la terna al Mejor Actor de 1980 por su trabajo como el estricto padre militar del nominado como Mejor Actor de Reparto Michael O´Keefe en “El Gran Santini”, de Lewis John Carlino, pero fue con un personaje muy diferente a todos los anteriores, el de un cantante de música country venido a menos bajo la dirección del australiano Bruce Beresford en “El Precio de la Felicidad” (“Tender Mercies”) que finalmente obtuvo el Oscar al Mejor Actor de 1983, categoría en la que volvió a estar nominado en 1997 por su vibrante personificación de “El Apóstol”, que él también dirigió, teniendo como última nominación a la fecha la de Mejor Actor de Reparto del 2014 como el hijo del personaje de Robert Downey Jr. en “El Juez“, de David Dobkin. 

La década de los 80 la inicia el señor Duvall con su primera nominación en la terna al Mejor Actor de 1980.

Los otros dos talentos que compartieron cumpleaños el mismo día que el señor Duvall el pasado martes 5 de enero fueron el no menos prolífico cineasta japonés Hayao Mizayaki en su caso al llegar a las ocho décadas de vida y ganador de un más que merecido Oscar a la Mejor Película Animada del 2001 por “El Viaje de Chihiro”, así como de la primera actriz norteamericana Diane Keaton, quien cumplió 75 y después de compartir créditos con el mencionado Robert Duvall en el clásico “El Padrino” como la novia y después esposa del personaje de Al Pacino, a finales de los años 70 se alzó con su correspondiente estatuilla dorada a la Mejor Actriz de 1977 por su personaje protagónico en “Dos Extraños Amantes” (“Annie Hall”), de Woody Allen, ganador por su lado como Mejor Director y Mejor Guion Original. 

Sin embargo, como la vida misma y sobre todo relacionado a la realidad de la pandemia que nos mantiene en confinamiento mundial, el 6 de enero falleció víctima de COVID el actor italiano Antonio Sabato a los 77 años de edad en Los Ángeles, California, nominado al Globo de Oro al Actor Revelación de 1966 por su trabajo en la multiganadora de Oscares “Grand Prix”, de John Frankenheimer, mientras que a un mes de llegar a los 80 años de edad falleció también en Los Ángeles el cineasta de origen inglés Michael Apted, quien en relación a premios Oscar encaminó bajo su dirección a la actriz Sissy Spacek a su respectiva estatuilla dorada a la Mejor Actriz de 1980 por su trabajo por “La Hija del Minero” lo mismo que una nominación en la misma terna para Sigourney Weaver por “Gorilas en la Niebla” (1988). 

En 1994 Apted dio a la ya para entonces ganadora de dos Oscares, Jodie Foster, una tercer nominación y última nominación a la fecha como Mejor Actriz por “Una mujer llamada Nell”. Descanse en paz. 

Comentarios a: tesse_69@hotmail.com 

En 1994 Apted dio a la ya para entonces ganadora de dos Oscares, Jodie Foster, una tercer nominación.