A finales de 2020 recibimos gustosos la llegada de la vacuna que para muchos de nosotros nos salvará del COVID-19, pero también se dio a conocer que habían descubierto una nueva cepa del virus, denominada: coronavirus B117.

Estamos ante dos escenarios: uno prometedor y otro posiblemente devastador, ante los cuales no debemos quedarnos de brazos cruzados, esperanzados o asustados, al contrario, tenemos en nuestras manos el futuro deseado.

Para iniciar, hay en nosotros herramientas poderosas con las que contamos como es el cubrebocas el cual no nos acostumbramos a utilizar, y la sana distancia, que muy poco implementamos por exceso de confianza o bien, porque simplemente no nos interesa.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el uso de cubrebocas o mascarillas forma parte de un conjunto integral de medidas de prevención y control que pueden limitar la propagación de determinadas enfermedades respiratorias causadas por virus, en particular el COVID-19.

La OMS dio a conocer que sirven también para proteger a las personas sanas (al entrar en contacto con una persona infectada) o para el control de fuentes (si una persona infectada la utiliza para no contagiar a otros).

Informó que al usar una mascarilla, ya sea médica o de higiene, el objetivo es evitar la transmisión de agentes infecciosos, evitar el contacto con las salpicaduras de fluidos potencialmente patógenos.

Y sobre la sana distancia sabemos que mientras nos mantengamos lejos entre una persona a otra, no vamos a correr ningún riesgo de contagio, nos lo han dicho hasta el cansancio autoridades de Salud.

Mantener la sana distancia de 1.5 metros, lavarse las manos con agua y jabón durante 40 segundos, utilizar gel con base de alcohol al 70 por ciento varias veces al día durante la jornada laboral, son las principales recomendaciones para prevenir contagios de COVID-19.

Parece trillado volver a retomar los mismos puntos de siempre, pero no debemos bajar la guardia, esperanzarnos, ni tampoco vivir atemorizados ante los nuevos retos que la vida nos presenta en este 2021.

“La confianza se crea cuando alguien es vulnerable y no se saca provecho de ello”, mencionó el escritor Bob Vanourek, así que ya sabemos qué hacer entre la vacuna y la nueva cepa: utilizar cubrebocas y guardar sana distancia, dos elementos sencillos pero importantes.

Melina Gómez Llamas

Licenciada en Derecho y administrativa en la SEP