Foto: Vanguardia/Mayra Franco
Se reconoció la trayectoria y promoción cultural de Santiago Chío Zulaica

Quien fuera fundador, director y principal promotor de la Escuela Superior de Música, recibió de manos del alcalde, Manolo Jiménez, la Presea Manuel Acuña que otorga el Ayuntamiento de Saltillo al mérito cultural.

Fue en septiembre de 1985 cuando, dentro de la Universidad Autónoma de Coahuila, en la vieja casa que se encuentra frente al lago de la Alameda —espacio que hoy ocupa el Centro Cultural Casa Alameda— que comenzaron las actividades de esta institución, la cual ha formado a decenas de generaciones de músicos con gran talento en el estado.

“En mi época de estudiante mi relación con la cultura se resumía a dominar la técnica del instrumento, a recrear lo más fielmente posible las obras musicales en base a estrictas doctrines, al terminar esa etapa mis interacciones cambiaron”, contó  Santiago Chío Zulaica luego de que se le entregara el premio.

“Después de fundar la Escuela Superior de Música me involucré en lo académico, en la administración y en el desarrollo de una comunidad especializada en la enseñanza, aprendizaje de la música”.

“Al pasar de los años, cuando el ingeniero Fraustro era rector de la universidad, me integró a su equipo de trabajo encomendándome la Dirección General de Difusión y Extensión Cultural. 

Aprendimos que en esas dos áreas tan distintas, la difusión y la extensión de los servicios, son realmente complementarias para el desarrollo de la cultura con un compromiso social”.

Aunque ya no funge como docente, aún labora en la UAdeC como investigador y coordinador del Centro de Estudios Interdisciplinarios.

Mencionó durante su discurso la importancia que tiene el desarrollo correcto de la cultura para abordar y solucionar problemas sociales y puntualizó la necesidad de estudiar estas problemáticas desde un enfoque interdisciplinario.

Por su parte, José María Fraustro Siller, Secretario de Gobernación y representante del Gobernador del Estado, Miguel Ángel Riquelme Solís, comentó que “después de largas travesías y de una formación del más alto nivel, en España, Italia y Francia, tuvimos la fortuna de que Santiago Chío Zulaica decidiera tener su residencia en Saltillo y compartir sus conocimientos con esta ciudad”.

“Hace 30 años Santiago emprendió el proyecto de al Escuela de Música en un edificio frente a 
la Alameda, donde se acondicionaron como cubículos de estudio pequeños cuartos dentro de las caballerizas del patio trasero del inmueble”, expresó sobre la institución que pronto estrenará nuevas instalaciones en la Ciudad Universitaria de Arteaga.

“Santiago Chío fue al mismo tiempo su promotor, director y maestro, impulsó su desarrollo académico con un cuerpo de docentes de alto nivel y con un gran apoyo de programas e instituciones de alto prestigio como el Conservatorio de Música de Berlín y el Conservatorio Nacional de Música”.

Destaca que nuevamente se trató de un músico el galardonado, pues el año pasado la presea la recibió el maestro Martín Madrigal, gestor cultural, fundador y director del Festival Internacional de Guitarra de México y en 2016 quedó en manos de Teresa Rodríguez, directora musical y encargada del Encuentro de Arte Vocal de Artescénica.