Habrían amañado algunos partidos, recurriendo a sexoservidoras

En el futbol se hace de todo para ganar, pero en Portugal, el Benfica habría buscado la prostitución para ser exitoso en el terreno de juego. 

El Benfica se encuentra en el ojo del huracán, luego de que destaparan que el equipo ofrecía prostitutas a los árbitros para favorecerlos en los encuentros.

La información fue publicada por el diario O Jornal Económico, donde afirman que incluso pagaron las habitaciones del hotel, para el encuentro entre los árbitros y las sexoservidoras. 

De acuerdo al medio, el escándalo se dio a conocer luego de que salieran a la luz pública varios correos electrónicos que demostraban los hechos. 

Ante la oleada de críticas, el Benfica publicó un comunicado donde niegan tajantemente los hechos que se le imputan.

“Mantenemos una posición firme y clara, la que anunciamos al comienzo de esta historia: no hay hechos que puedan justificar ninguna acusación en este proceso. Haremos todo lo posible para eliminar estos cargos absurdos e injustificados”, publicó.

Los correos muestran que el Paulo Gonçalves, ex asesor legal de 'Las Águilas', tiene una estrecha relación con Nuno Cabral, ex delegado de la Liga Portuguesa de Fútbol Profesional. El caso bautizado como "E-toupeira" (topo de correos electrónicos) ha llevado a la Fiscalía a acusar al club de un total de 30 delitos y pide penas de entre seis meses y tres años sin poder competir.

Mientras prosiguen las investigaciones judiciales, los jugadores del Benfica intentan centrarse en el torneo local y la  Champions League.