Fotos: Francisco Muñiz/VANGUARDIA.
El autor presentó la exposición gráfica con las ilustraciones de su poemario 'De nada: poesía para underdogs' a cargo del artista Cabeza de Plátano, en donde reflejan el valor de ser un extraordinario perdedor

Erick Villaseñor, plasma en su obra “De nada: poesía para underdogs”, lo que un perdedor recorre en su vida; sus caídas, desamores, lazos rotos y pérdidas y como hasta el más desgraciado puede triunfar, o no hacerlo. El autor presentó este libro en la taberna “El Cerdo de Babel” así como los gráficos de su primera publicación “De nada: poesía para underdogs”,  ilustrada por Fernando Leal, mejor conocido como Cabeza de Plátano,

El poeta inició la presentación agradeciendo a sus seres queridos, maestros y amigos que lo acompañaron. Entre risas, recuerdos y críticas abrió el dialogo con sus colegas Irving Martínez y Sebastián Prado, quienes compartieron con él la experiencia del proceso creativo de este libro, señalaron los desaciertos, los buenos momentos que pasaron juntos y relataron satíricamente lo orgullosos que están del trabajo del poeta.

Sus comienzos como creador

En entrevista con VANGUARDIA Erick explica cómo fueron sus principios en la escritura y cómo una serie de factores lo orillaron a expresarse mediante sus poemas y su música.

“Empecé a escribir a los 18 años […] cuando entré a la carrera de comunicación me interesé mucho por el guionismo y empecé a escribir muchos guiones, se me fue soltando la mano, cuando terminé la licenciatura quise hacer más, me metí a la carrera de letras dos años y a partir de ahí escribí poesía, con más forma y hasta ahorita me animé a sacar algo más formal.”

También, habla sobre cómo formó su libro y el orgullo que es haber terminado este proyecto pese a las adversidades.

“El libro lo empecé a planificar desde el 2019, y a finales de ese año, cuando ya tenía algunos textos decidí lo que quería hacer con él, empecé a hacerle un formato serio, y me cayó justo la pandemia para tener tiempo para terminarlo, para pulirlo, mandar a corrección los textos, […] lo empecé a hacer empíricamente, aprendiendo como pude, y tener tanto tiempo libre por la pandemia me dio recursos para agarrar la computadora y empezar a buscar diseñador”. Añade que fue muy grato que un gran ilustrador trabajara de su lado para representar en modo gráfico su obra: “cuando Cabeza de Plátano se sumó al proyecto, para mí fue algo sorprendente, que alguien que yo admiraba le hubieran gustado mis poemas a tal grado que se uniera al proyecto”.

Underdog: El que tiene pocas posibilidades de ganar.

El libro, que consta de 20 poemas con temas que se relacionan entre sí, Villaseñor los califica como “un poco depresivo” pero según él, es un material con el que personas de todas las edades pueden identificarse: “No creo que el hecho de sentirte como malo o perdedor, sea algo de la juventud, hay señores de 60 años que dicen “nunca hice nada de mi vida”, “siempre fui el de atrás”, “siempre fui el que estuvo intentando, pero no lo logró” entonces creo que te puedes identificar con cualquiera” 

También nos habló del proyecto musical en el que está trabajando y que estrenará este año: “Estamos terminando de componer unas canciones con un proyecto nuevo alterno que estoy haciendo con un grupo nuevo que se llama ‘Complejo de Jonas’, que estamos terminando algunas canciones que van también de un poquito del tema del underdog, […] esperemos presentar algo a finales de este año”.

El reto de publicar un libro

Erick Villaseñor, habla de cómo tuvo que enfrentar una pandemia, cambios en su equipo, un proceso creativo de mucho aprendizaje y cómo su libro quedará marcado para siempre como un recuerdo de lo que ha podido lograr

“Es mi primer libro […] estuve involucrado en todo el proceso creativo, desde la escritura, hasta la maquetación, absolutamente todo el libro lo hice con mi computadora, mis recursos y lo que yo tenía, significa entender que si se pueden hacer las cosas”.

Agregó que la obra, revela experiencias y emociones que representan una parte de su vida y que haberlo plasmarlo en forma de poesía es muy ameno para él.

“Representa una etapa de mi vida muy personal de la que hubo muchas cosas que aprendí, que vi, que pude externar gracias al poemario, […] siento que es una buena fotografía de lo que me pasó en la vida y que cuando lo vuelva a leer voy a saber cómo me sentía en ese momento y que de entre tantas cosas, pude hacer un libro y pude presentar un proyecto que yo estoy muy seguro que es muy redondo, ya que representó para mí, un gran reto”.

Confesó la realización de publicar un material propio y el aprendizaje que trajo a su vida haber dedicado su tiempo a crear y como el resultado de este trabajo lo hace sentir satisfecho.

“Estoy súper contento, es súper bonito, […] los resultados que quieres o que buscas no siempre son los que tenías al principio, pero ese resultado te lleva y te engancha a otro, estuvo lleno de retos”.

 

La literatura en tiempos de pandemia.

En una ciudad tan grande como Saltillo, cada vez son más los escritores que se alientan a publicar sus proyectos y así fomentar el hábito de la lectura e incitar a otros a transmitir sus vivencias, pensamientos y sentimientos por medio de la redacción. El también músico, profundiza acerca de la relevancia de la literatura en la actualidad y como ayuda a crecer y madurar personalmente.

“Es muy relevante y necesario buscar un escape y para mí, la poesía es una válvula de escape, de cómo implementar la letra y la palabra, y expresar sentimientos y plasmarlos, es importante porque si no explotas, te vuelves loco. Creo que es algo que la gente debería hacer […] encontrar la manera de que lo que dices llegue a algún lado, que busques la manera de sacar lo que tienes guardado”, concluyó.