Entrevista. Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE. / Foto: EL UNIVERSAL
Más de un millón de ciudadanos serán convocados para que se hagan cargo de recibir los votos de 87 millones de electores, en 154 mil casillas

CDMX.- México puede ir “sin problema” a los comicios de 2018 con la legislación electoral vigente, y por lo contrario, “es escaso el tiempo para modificar la norma”, y lo conveniente es tener claridad con anticipación de las reglas de la competencia, afirmó el presidente del INE, Lorenzo Córdova.

A unos días de que inicien, tanto el periodo de sesiones del Congreso, como procesos electorales en el Edomex, Nayarit y Coahuila, que estarán enlazados con el año electoral de 2018, el Presidente del INE envió el mensaje al Poder Legislativo de que lo conveniente es no tocar el marco normativo aprobado en 2014.

La aplicación de la actual legislación, planteó, es compleja, y regirá a los comicios más concurridos de la historia, pues por primera vez se convocará a las urnas para votar por Presidente de la República, todo el Senado y la Cámara Baja, así como para 30 elecciones locales.

Más de un millón de ciudadanos serán convocados para que se hagan cargo de recibir los votos de 87 millones de electores, en 154 mil casillas.

Córdova fue el orador invitado en el festejo del 2° aniversario del Partido Encuentro Social, que lidera Hugo Flores Cervantes, y dijo que esta organización ha adquirido carta de naturalización entre las fuerzas políticas.

Dijo que en estos días se empieza a pensar en 2018, y con la frase “no doy el banderazo de salida al 2018”, que lo que plantea es que “tenemos una intensidad política no menor”, y aborda esa perspectiva para ilustrar la dimensión del desafío que en lo electoral representan la sucesión presidencial, la renovación del Legislativo y de poderes locales.

Previno que los problemas del país son de la economía que no crece, lo cual presenta un panorama social complejo con 54 millones de pobres, desigualdad de las más preocupantes de América Latina, así como corrupción, impunidad e inseguridad.

Todo esto causa un desgaste del tejido social, el cual es indispensable para la recreación democrática, y a ello se agrega la falta de credibilidad en los partidos políticos, en las instituciones electorales, lo cual conforma un fenómeno de crisis de confianza.

Estableció: “Es turbulento el contexto de la vida política y de las elecciones”, y previno de riesgos de que se generen caldos de cultivo de “pulsiones autoritarias”.

Refirió que el país tiene el último lugar en ciudadanos “satisfechos con la democracia de AL”. 

México es más libre y democrático, y de todos los pendientes que se tienen, el tema de las elecciones, que encabezaba la lista hace 30 años, ha dejado de aparecer en los problemas: se ha recreado el pluralismo político y el sistema de partidos es vigoroso pero tiene descrédito, alertó.