Contrapeso. Alarcón dice no ser un antipresidente y si dibuja a López Obrador es porque se dedica a cuestionar al poder. EL UNIVERSAL
El caricaturista Alarcón señala que el Presidente adopta una posición de víctima

CDMX.-  El presidente Andrés Manuel López Obrador no es el más atacado por los medios de comunicación ni por los caricaturistas, los más agredidos fueron Enrique Peña Nieto, y después Vicente Fox, pero el hecho de que el actual mandatario adopte una posición de víctima lo pone como el más sensible, subraya en entrevista sobre la libertad de expresión el caricaturista y escultor Juan Alarcón Ayala.

El caricaturista de El Heraldo de México añade que lo interesante con los anteriores presidentes era que la atención iba cambiando entre los demás actores políticos, como los secretarios de Estado, “que seguido daban la nota, había muchos más personajes dibujables, la diferencia es que ahora no, solamente está el poder absoluto”.

Señala que él no es un antipresidente, ya que considera que López Obrador está en ese cargo porque era el único que podía sacar al PRI, y si él lo dibuja es porque se dedica a ilustrar al poder, a los presidentes, a las contradicciones que hay en las administraciones.

¿Cree usted que la libertad de expresión está garantizada en nuestro país?

—Podría decirte que sí, pero no es una respuesta tan sencilla, el término... ha sido muy manoseado durante muchos años, me parece que un buen periodista siempre va a saber cómo decir las cosas, un buen caricaturista siempre va a saber cómo dibujar una situación.

¿El periodismo y el ejercicio de hacer caricatura puede existir sin cuestionar al poder?

— No, la caricatura editorial es un contrapeso del poder, y desde siempre ha existido para burlarse del poder, por eso ha funcionado, Rius decía que era nuestro derecho a dar patadas de ahogado.