Michael Shifter, dijo que Trump tiene su plan

WASHINGTON, EU.- La amenaza de cerrar la frontera entre Estados Unidos y México es la última de las acciones que la administración liderada por Donald Trump ha puesto sobre la mesa como medida para poner freno a la migración que ha convertido el éxodo centroamericano en una crisis para una Unión Americana regida por políticas antiinmigrantes.

“Es difícil imaginar el cierre de la frontera México-EU”, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano.

Nadie duda que la advertencia es un paso más en el estilo “duro y amenazante” de Trump. “Le funciona políticamente”, dice Shifter, convencido de que está recuperando una retórica que puede ser útil con su base electoral, pero es nociva para las relaciones internacionales. Maureen Meyer, directora para México de la Oficina en Washington para América Latina (WOLA), dijo que quedó claro que Trump iba a usar una retórica cruel, antiinmigrante y anti-México para su campaña y su presidencia.