Foto: Tomada de Internet

ESTIMADA ANA:
Estoy viviendo una historia un poco turbulenta. Hace cinco años conocí a un chavo, que ahora es mi novio, por cierto.

Él es bueno, muy lindo, es atento, hogareño, se lleva súper bien con mi familia, me trata como a una reina, me aguanta mis cambios de humor, mis días de estrés, en fin, es un caballero en toda la extensión de la palabra… el gran problema es que yo no siento nada por él.

Quizá mi relación sea por pena o lástima; en una ocasión siendo amigos me besó y se sintió tan apenado que lloró al pedirme perdón. De allí en adelante obviamente para mí quedó grabado el momento pues era el primer hombre con el que me besaba y me confesaba que estaba enamorado de mí.

Me dio pena y sin pensarlo lo acepté, creyendo que con el tiempo nacería en mí un sentimiento real hacia él… y nada.

A veces me siento culpable, él hace todo por mí y obviamente no recibe lo mismo de mi parte, no es lo que a él le gustaría, lo que espera, pero aún así sigue conmigo y está cada día más ilusionado, no pierde la esperanza de que un día yo lo quiera en verdad.

Hace un tiempo quise ser honesta y le confesé que solo andaba con él porque me gustaba, pero que no lo quería y que solo lo había aceptado por lástima. No le importaron mis palabras y me dijo que él haría todo lo posible para que las cosas entre nosotros cambiaran, que no se rendiría hasta que llegara a quererlo, aunque varios días sí lo noté triste, después su actitud fue diferente, siempre muy entusiasmado sin perder esos detalles que siempre ha tenido conmigo.

Él muere por verme a diario, por hablar cada minuto y contarme sus cosas, se interesa en las mías y a mí, esos comportamientos me asfixian, me desespera tanto que se muestre tan interesado y preocupado que hay ocasiones en que no quiero contestarle las llamadas ni los mensajes.

Pero debo reconocer también que hay días en que si por alguna causa no me llama, siento que lo necesito, que quiero que me llame o me escriba para saber cómo estoy, extraño sus detalles, los mismos detalles que a veces me sacan de quicio. No sé si todo esto se deba a que está naciendo el cariño de mí hacia él o si ya me acostumbré a que lo haga.
Insiste con frecuencia que le gustaría formar una familia conmigo, que quiere que me case con él y que a diario luchará por hacerme feliz el resto de mi vida.

Todo está soñado, pero no lo amo.

Yo sé perfectamente que él es el tipo de hombre que cualquier mujer le gustaría tener como pareja, sé que sería el mejor esposo del mundo , un papá excepcional y un futuro feliz a su lado y yo lo estoy rechazando, pero no puedo hacer nada más, mi corazón no reacciona.

Hace poco comencé a platicar un poco más con un amigo que me presentaron en una fiesta, me invitó a salir en Monterrey y me escapé ese fin de semana argumentando que en la empresa me habían enviado a unos talleres y cursos de actualización.

Fue el mejor fin de semana que jamás tuve, pero siendo realista, hay muchas cosas de su personalidad que no me gustan, aunque sí me atrae físicamente, cosa que no me pasa con mi novio.

Pasó lo inesperado y mi novio ya se enteró de lo sucedido aquel fin de semana y se siente defraudado y con justa razón… le pedí perdón y sigue conmigo, aunque un tanto distante.

En verdad quiero enamorarme de él, necesito sus consejos, saber qué se hace en estos casos, pues siento que no estoy valorando lo que tengo. 
Yadira
 
ESTIMADA YADIRA:
Es importante que sepas que el amor no se elige, el amor te elige a ti;  no hay fórmulas matemáticas ni recetas para enamorarte, simplemete sucede. Quizá él sea un buen chico y te ame, pero tú también tienes derecho a amar, date la oportunidad.

¿Acaso quieres ser infeliz toda la vida? Eso es algo que debes responder tú misma.

Si realmente es tan buena persona, deberías pensar en él y en sus sentimientos y darle la oportunidad de que encuentre un amor correspondido.

Una persona buena como él, no tendra problemas en encontrar alguien que lo ame y lo valore  como realmente lo merece.
ANA