Foto: Especial
La agencia calificadora consideró "poco probable" que la política fiscal y monetaria de México cambien después de las elecciones y los nombramientos en el Banxico y la Secretaría de Hacienda

CIUDAD DE MÉXICO.- La agencia calificadora Moody’s Investors Service consideró “poco probable” que la política fiscal y monetaria del país cambien después de las elecciones intermedias y los nombramientos en el Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Pero, de acuerdo con la firma, Rogelio Ramírez de la O, próximo titular de la SHCP, “puede adoptar una postura más independiente en su manejo de los asuntos económicos y fiscales en relación con el señor Herrera, esperando que se mantenga la postura fiscal austera que ha caracterizado a la administración”.

Y también deberá “navegar” con un Congreso en el que la oposición tendrá una presencia más fuerte a partir de septiembre, según el reporte.

Con mayoría simple, explicó, la administración podrá controlar la agenda legislativa y cumplir con sus objetivos de política clave, incluidos su apoyo a Petróleos Mexicanos (Pemex), cambios a programas sociales, así como la aprobación del presupuesto 2022.

Sin embargo, la pérdida de la mayoría absoluta disminuye el riesgo de cambios constitucionales radicales, especialmente aquellos relativos al sector energético, abundó.

Sobre Arturo Herrera, quien actualmente está al frente de la SHCP y fue propuesto como futuro gobernador del Banxico, Moody’s espera que el banco central mantenga su independencia, como un factor importante que respalda la credibilidad y la eficacia de la política monetaria y una solidez del perfil crediticio soberano.

Recordó que comentarios recientes de Herrera sobre la política monetaria del país apuntan a una postura “un tanto moderada”, ya que públicamente ha declarado que no es necesario que la tasa de interés aumente en el corto plazo, a pesar de las crecientes presiones inflacionarias.

Asimismo, expresó su deseo de que Banxico aumente la transparencia en cómo calcula sus ganancias y el pago “remanente”, y cómo gestiona las reservas y ganancias de divisas.

“En ambos casos, no está claro si estas opiniones podrían representar una desviación de la forma en que los funcionarios del banco central se han acercado a estos temas de gestión de la política monetaria a la fecha”, acotó Moody’s.