Prioridades. El arquitecto Felipe Leal cuestionó distintos aspectos del proyecto federal del Bosque de Chapultepec. | Foto: Internet
El arquitecto plantea que más que integrar las cuatro secciones del Bosque, estas deben vincularse en su individualidad a áreas específicas; cuestiona el abrir espacios al arte contemporáneo

CIUDAD DE MÉXICO.- Plantear para Chaputepec un proyecto lineal, desde la Puerta de Los Leones, en la Primera Sección, hasta la Ermita de Vasco de Quiroga, en la Cuarta Sección, resulta inviable, intransitable y excluyente en opinión del arquitecto Felipe Leal.

El exdirector de la Facultad de Arquitectura de la UNAM y actual presidente del Seminario de Cultura Mexicana considera que un proyecto para Chapultepec no debe apostar por la longitud sino por la transversalidad, es decir, por la inclusión al Bosque de las colonias que están del otro lado de Constituyentes, en las secciones Segunda y Tercera.

El de Chapultepec es uno de los proyectos prioritarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador; lo encabeza el artista Gabriel Orozco y se ejecuta a través de la Secretaría de Cultura y el gobierno de la Ciudad de México.

“El plan no es específico, es un plan maestro ambiguo, de circulitos, que no define mucho”, dice en entrevista Leal. Propone que el proyecto identifique, fortalezca y ofrezca al público el énfasis de cada una de las secciones; que se rescaten infraestructuras existentes —las fuentes de la Primera Sección, que examina de manera puntual, por ejemplo—. Hace un recuento de más de 20 espacios para el arte contemporáneo en la Ciudad de México y con base en ello concluye que un pabellón para el arte contemporáneo es absurdo, innecesario y lo menos importante en este momento.

¿Qué opinión tiene usted sobre el proyecto desde el punto de vista urbano? En principio es un proyecto sumamente ambicioso que no se puede realizar en una sola administración. La distancia entre la Puerta de Los Leones —la entrada principal—hasta la Ermita de Vasco de Quiroga, en Santa Fe, que es prácticamente la punta de la Cuarta Sección, es una distancia inabarcable.

Desde el punto de vista urbano me parece que es imposible conectarlos, por varias razones, como la topografía: varias partes —sobre todo en la Primera Sección— son fundamentalmente planas; luego hay un ascenso complejo desde El Molino del Rey, en la Segunda Sección tiene una pendiente marcada que no imposibilita la realización de un parque, pero no es lo óptimo. En la Tercera Sección, donde está el Panteón de Dolores, aún se agudiza más la pendiente, y en la Cuarta Sección está una zona de barrancas y cañadas.

De antemano, un parque en esta pendiente, es muy accidentado. A nivel de un usuario se vuelve inaccesible. Entonces, plantear la integración y el que una persona pueda recorrer las cuatro secciones, en un día, es absurdo.

¿Cuáles opciones podrían ser? Varios puentes sobre Constituyentes, desde San Miguel Chapultepec —donde hay una barrera y no se puede cruzar—. Tener un puente para vincular la Condesa y San Miguel Chapultepec con el propio Chapultepec. Podría haber otros ocho puentes más, unos conectados con la Primera, otros con la Segunda y la Tercera secciones; todas las colonias populares así podrían tener acceso al Parque porque no lo tienen.

La Cuarta Sección la veo más compleja; la propuesta del túnel me parece innecesaria en este momento; es una zona muy precipitada, todavía hay instalaciones del Ejército y el Ejército no se mueve tan fácil. En ese lugar debería hacerse una reserva natural para así vincular el bosque con el pueblo de Santa Fe.

Desde el punto de vista cultural, ¿cuáles son sus observaciones al proyecto?

No sé cómo se quiere hacer en la Primera Sección un foro de arte contemporáneo cuando ahí hay serios problemas, como el ambulantaje; no se ha enfrentado ese problema que causa deterioro ambiental y sonoro; hay contaminación sonora desde el entorno del Museo de Arte Moderno hasta el Lago, personas con perifoneo invitando a comer a la gente. Chapultepec no es un parque cuyo destino sea comer o vender bolsas; los objetos que se venden ahí son ajenos a un parque. Hay muchos temas que no veo que estén resueltos.

¿Cuáles otros problemas?

La Primera Sección tiene actualmente serios problemas como el de sus fuentes que están, todas, secas y, algunas, abandonadas: la que está en el acceso al Museo de Arte Moderno, junto al Monumento de Niños Héroes, por el Altar a la Patria, está seca, sucia, y el acceso está lleno de vendedores ambulantes; otra abandonada, en desuso, es la fuente de Nezahualcóyotl, que es enorme, histórica, de los años 60; está totalmente seca; la de la Templanza, está seca (esa está cerca del árbol del Sargento, que es el más longevo del Bosque, al pie de Castillo de Chapultepec); la fuente del Quijote está seca.

Donde hay que invertir dinero es en consolidar lo que ya está, lo que le falta, lo que es histórico.