Foto: Cuartoscuro
"La operación tiene errores evidentes y hasta el momento los más afectados han sido los ciudadanos”, señaló

La diputada Verónica Juárez Piña lamentó el accidente en Tlahuelilpan, Hidalgo; con un saldo preliminar de 66 personas fallecidas y 76 lesionadas, producto de una explosión y posterior incendio generado por una toma clandestina; y afirmó que es una irresponsabilidad del Ejecutivonegarse a replantear la fallida estrategia contra el robo de combustible.

“La estrategia tiene fallas evidentes y hasta el momento los más afectados han sido los ciudadanos. Los problemas que el país viene arrastrando desde hace décadas no se resolverán ni por decreto presidencial ni apresuradamente. Se necesita del concurso de los tres niveles de gobierno y combatir las causas que los originan, no sólo las consecuencias”.

“Alguien debería explicar, por ejemplo, por qué el ducto permaneció abierto más de dos horas después de la perforación, dando tiempo a que los pobladores se aglomeraran y a que se dieran las condiciones para la explosión”, observó.

Dijo que a más de un mes de haber iniciado la estrategia contra el robo de ductos, “no ha sido detenido ningún líder huachicolero importante, en tanto que se han registrado enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y pobladores, y ahora este desafortunado accidente”.

“El saldo es negativo en muchos sentidos, persiste la escasez de gasolinas en varios estados porque el abasto con pipas es a cuentagotas, el impacto económico ya supera los mil 250 millones de pesos; y se incrementa el riesgo de accidentes por el aumento considerable de pipas cargadas con combustible en las carreteras del país”.

“Se sabe con precisión cuáles son las comunidades que se han estado beneficiando de este ilícito y es claro que no iban a cambiar sus prácticas sólo porque Andrés Manuel se los pidiera. La confrontación directa como factor principal de la estrategia sólo incrementó los riesgos tanto para las fuerzas de seguridad como para la población”, añadió.

“Es necesario reconocer la lucha que está llevando a cabo el Gobierno Federal para combatir este ilícito, pero también hay que reiterar que la estrategia tuvo problemas de origen que son la falta de planeación e imposición”, señaló.

“Ya es hora de que el Presidente de la República reconozca que se equivocó, que los titulares de la Secretaría de Energía y Pemex no han tenido la capacidad para cumplir con sus responsabilidades y que se requiere del concurso de los tres niveles de gobierno, los distintos sectores y de la sociedad en su conjunto”, apuntó.

“Es muy triste que esto haya sucedido. Hasta el momento los perjuicios han sido muchos más altos que los beneficios. Lamento que Andrés Manuel siga sin aceptar que se equivocó y se niegue a rectificar la fallida estrategia contra el huachicol”, concluyó.