Especial
Los hechos tuvieron lugar en la calle Purcell, afortunadamente logró escapar de los sujetos

Tarde de terror vivió una jovencita quien fue víctima de la delincuencia en el primer cuadro de la ciudad, ya que tuvo que enfrentar un intento de secuestro a manos de dos desconocidos.

Érika “N”, una menor de 16 años, se dirigía a visitar a su abuelita, pero antes se bajó del camión en el centro para ir a informarse sobre algunos precios a un negocio.

Sin embargo, según contó a sus familiares, mientras caminaba por la acera de la calle Purcell, entre Aldama y Pérez Treviño hizo contacto visual con los dos presuntos delincuentes.

Era aproximadamente la 1:30 de la tarde y éstos venían de frente, entonces uno de ellos se adelantó, lo cual llamó su atención, pero siguió andando.

De repente sintió cómo el que quedó atrás, quien fue descrito como joven, de aproximadamente unos 25 años, la tomó del brazo izquierdo y la jaloneó.

Lo que pudo observar es que vestía camisa anaranjada y bermudas color beige. Era moreno, de bigote, cejas grandes y traía el cabello con corte estilo militar, tenía los ojos pequeños.

El otro, también de entre 25 y 30 años traía una cachucha roja y el mismo corte de pelo. Este segundo atacante ya venía a “ayudar”, pero la muchacha en ese momento de pánico no se iba a dejar secuestrar tan fácilmente.

La reacción instintiva de ella fue darle una patada al que la tenía agarrada, misma que hizo blanco en sus partes nobles, de esa manera logró destantearlo y como pudo se zafó.

Comenzó a correr y de suerte que cerca estaba abierta una barbería, donde se resguardó. Llamó a sus familiares y de esa manera pudo sentirse más segura.

La familia se dijo aterrorizada por el episodio y duda sobre dar parte a la Fiscalía General de Justicia, pero espera que con esta denuncia la Policía pueda solicitar los videos de los negocios cercanos e investigar.