Foto: AP
Los ataques ocurrieron el viernes por la noche después de que los taxistas anunciaran una huelga por tiempo indeterminado en protesta contra un plan del gobierno regional para regular los servicios de transporte de pasajeros que, según ellos, gozan de normas demasiado laxas.

BARCELONA.— La policía de Barcelona arrestó a siete personas bajo sospecha de haber atacado coches que trabajaban con apps de transporte de pasajeros como Uber y Cabify como parte de una protesta de los taxistas.

Los ataques ocurrieron el viernes por la noche después de que los taxistas anunciaran una huelga por tiempo indeterminado en protesta contra un plan del gobierno regional para regular los servicios de transporte de pasajeros que, según ellos, gozan de normas demasiado laxas.

Los taxistas mantuvieron el bloqueo de una avenida principal en Barcelona y los de Madrid planeaban iniciar una huelga el lunes. Funcionarios regionales y municipales se reunían con representantes de los taxistas en las próximas horas.

La televisión pública catalana mostró imágenes de manifestantes destrozando coches supuestamente utilizados por los servicios de taxi por app. Según se informó, un grupo rompió las ventanas de un automóvil mientras el conductor estaba dentro.

Los servicios de emergencia dijeron que atendieron a un conductor después de que sufriera un ataque de ansiedad cuando su auto fue atacado por varios hombres.
Alberto Álvarez, vocero de la asociación de conductores Elite Taxi, condenó la violencia.

“Esto (la violencia) no puede defenderse de ninguna de las maneras”, dijo. “Lo que hacen estos señores es hundirnos, no aportan nada bueno. Ensucian la imagen del colectivo”.

Las autoridades informaron de siete personas arrestadas.

Los taxistas quieren que el gobierno regional obligue a los usuarios de servicios como Uber a contratar sus viajes con 12 horas de anticipación. El gobierno regional propone un límite de 15 minutos.

La funcionaria regional Damia Calvet dijo que el límite de 12 horas que reclaman los taxistas sería derogado por los tribunales.

“Hay que hacer compatible y posible la convivencia entre taxis y las app”, dijo.

Los taxistas de Barcelona y Madrid ya realizaron huelgas contra las apps en julio.

Sostienen que la competencia es desleal porque las app no están sometidas a las mismas regulaciones y costos.